14 de agosto de 2014 / 02:44 p.m.

Monterrey.-  Para Mónica Garza fueron cada minuto aumentaba la angustia dentro del reducido espacio del ascensor donde quedó  atrapada.

Ya no le preocupaba la junta de trabajo que tenía pendiente, sino el saber cuándo se daría cuenta el personal del edificio Kalos que estaría ahí, pues los minutos pasaban sin que nadie llegara al rescate.

Más de una hora estuvo ahí, esperando que la liberaran.

Una mujer que asistía a un junta de trabajo, se quedó atrapada por más de una hora en un ascensor dentro del  edificio Kalos, en pleno centro de la ciudad, hasta que finalmente pudo ser rescatada.

A pesar de la gravedad del hecho, los responsables optaron por no llamar a Protección Civil, sino que pidieron la intervención de la empresa proveedora de los elevadores, que finalmente logro liberarla sin mayores problemas.

Al verse sola, Mónica Garza optó por comunicarse con varias personas, para que avisaran al personal de mantenimiento de Kalos, y se tomó una selfie para comprobar que realmente estaba dentro del ascensor.

Ella llegó al estacionamiento del edificio, ubicado en Zaragoza y Constitución, en el Centro de la ciudad, y subió a uno de los elevadores de carga para llegar al piso 7.

Sin embargo, no sintió que se moviera, y al pasar primero los segundos, luego los minutos, se percató que algo andaba mal. LA puerta no respondió al oprimir los botones, y se dio cuenta que estaba atrapada.

Fue las 8:20 cuando Mónica Garza entró al elevador, y pocos minutos después utilizó su teléfono celular para comunicarse con familiares y avisarles lo que estaba pasando.

Mientras tanto, Protección Civil de Monterrey llegó al lugar, alertado por un particular que se dio cuenta de la situación, pero para entonces la joven ya había sido rescatada por técnicos de la empresa proveedora de elevadores. Sana y salva.

No hubo daños, sólo el susto y una buena historia para contarla en las redes sociales, y para que quede bien documentada, la joven se tomó la selfie correspondiente dentro del ascensor.

FOTO: Especial

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL