23 de septiembre de 2014 / 06:29 a.m.

MONTERREY.- La muerte violenta de una mujer en manos de un hombre siempre es motivo de conmoción entre la sociedad. Si a este tipo de crímenes se les suma la frialdad de los asesinos para querer borrar evidencia de su fechoría, la indignación aumenta.

Nuevo León ha estado en la mira nacional tras darse a conocer distintos casos en los que homicidas no se conforman con matar a una fémina, sino que para ocultar sus hechos han reducido a cenizas el cuerpo de la víctima.

El caso más reciente ocurrió el pasado domingo 21 de septiembre, cuando los restos de Perla Rocío García Luna, de 24 años fueron localizados sobre una brecha cercana a la Carretera a Colombia, en la zona conocida como Poblado Mamulique. Ahí quedó su cuerpo reducido en cenizas, luego de ser asesinada por su pareja, Jonathan Villarreal Rodríguez, de 30 años, con quien había tenido una pelea el 7 de septiembre.

El asesino llevó el cuerpo hasta el citado punto, donde lo calcinó sin importar que la joven mujer dejara en la orfandad a un bebé de apenas seis meses de nacido.

El método de Jonathan Villarreal se ha efectuado en cuatro asesinatos más registrados entre los meses de julio a septiembre del año en curso.

MADRE E HIJO CALCINADOS

El primero tuvo lugar el 2 de julio cuando por celos un oficial del municipio de  San Nicolás mató a su mujer y al hijo de ésta.

Brenda Sandoval Velasco de 25 años y el menor Carlos Eduardo Jauregui Sandoval, de 7 años  murieron a manos de Víctor Hugo Díaz Hernández de 28 años, quien estranguló a la mujer y dio un golpe mortal en la cabeza al menor.

El asesino trasladó los cuerpos a una brecha de un Parque Industrial en  Apodaca, donde les prendió fuego para tratar de tapar su acto.

Tras acabar  con la vida de ambos en el domicilio de ellos en la colonia Floridos Bosques del Nogalar, en San Nicolás.

Díaz Hernández había sorprendido a su esposa con el hombre con el que lo engañaba y con el que tuvo un enfrentamiento.

LE PIDE DIVORCIO Y LA QUEMA

Doce días después, el 14 de julio, Yirna Janeth Rábago de la Cruz de 26 años murió tras sufrir 10 días en agonía, luego de ser quemada por su propio esposo, a quien horas antes le avisó que había iniciado trámites de divorcio. Él se enfadó al grado rociarla con gasolina y prenderle fuego viva, en el domicilio que compartían en la colonia Pedregal San Ángel de Monclova, Coahuila.

La mujer presentaba quemaduras de consideración en el 75 por ciento de su cuerpo, por lo que debió ser trasladada el 14 de julio al Hospital de Zona en Monterrey, donde finalmente perdió la batalla contra la muerte.

El agresor,  Nicolás de la Rosa Galaviz, aún se encuentra prófugo de la justicia, y es buscado por las autoridades de Coahuila y de Nuevo León, ya que tras cometer los hechos, se dio a la fuga junto con su hija de apenas tres años.

ATADA DE PIES Y MANOS

El tercer caso corresponde a un homicidio reportado en el municipio de Parás, donde fue hallado el cuerpo de una mujer calcinada.

De acuerdo a notas periodísticas, el pasado 7 de agosto elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones llegaron al kilómetro 9 de la carretera que conecta con el municipio de Sabinas Hidalgo y localizaron el cadáver a unos cuantos metros del rancho denominado Indio Muerto.

Aunque las características de la mujer no pudieron determinarse debido al estado en que se encontraban los restos, trascendió que la víctima tenía pies y manos maniatados, por lo que se presumió un posible secuestro.

DURMIÓ JUNTO AL CADÁVER

Exactamente un mes después, el 7 de septiembre,  se presentó el cuarto caso, uno de los más estremecedores,  registradoen el municipio de Guadalupe.

Braulio Hernández Rodríguez, de 34 años, confesó haber quemado el cuerpo de su esposa, Rocío Domínguez Carrizales, de 28, luego de medio matarla al empujarla en medio de una discusión en su domicilio en la colonia Tres Caminos.

De acuerdo con la declaración del homicida, los constantes ataques de nervios que sufría su esposa, quien padecía esquizofrenia, lo orillaron a terminar con la vida de ésta.

"Comienza a discutir con su esposa, ya que como ella padecía de ansiedad y nervios, siempre decía que escuchaba voces, y eso era lo que lo tenía harto, por lo que al seguir discutiendo, el entrevistado empuja a su esposa, y ésta cae al suelo, golpeándose en la nuca siendo esto en la sala", consta en el parte oficial de la Procuraduría Estatal, citado por archivos periodísticos.

Hernández Rodríguez llevó el cuerpo a la planta alta donde lo roció con gasolina y prendió fuego. Como si nada estuviera ocurriendo, el asesino bajó a ver la televisión, mientras escuchaba los gritos de lamentos de su esposa por durante media hora, hasta que ésta murió.

El asesino pasó esa noche junto al cadáver y al siguiente día acudió a laborar con normalidad.

Fueron los padres de la víctima quienes encontraron el cuerpo carbonizado de su hija.

El asesino fue detenido y se encuentra recluido en el Penal del Topo Chico.

LAS CIFRAS:

-En lo que va del año, se han presentado 47 homicidios de mujeres.

-De éstos, 25 están relacionados con la delincuencia organizada.

-Abril es el mes con mayor número de homicidios registrados en lo que va del año.

-Jueves y domingo son los días en que más feminicidios se han cometido en el 2014.

FOTO: Especial

CÉSAR CUBERO Y ADRIANA DÁVILA