8 de octubre de 2014 / 01:44 a.m.

Monterrey.- Durante los últimos cuatro meses se han registrado, de manera reiterada, homicidios de mujeres, a manos de sus celosos esposos o parejas.

En Monterrey y los municipios de los alrededores han resultado frecuentes este tipo de crímenes, en algunos de los cuales los responsables aún están prófugos.

Uno de los más escabrosos casos es el de Eva María Guerrero Cruz, cuyo cuerpo permaneció 11 años enterrado en forma clandestina en una propiedad de la colonia Sobrevilla, de García.

Durante ese largo tiempo, su esposo, el músico Noé Ramírez Robles, supo actuar bien e hizo creer a la familia y autoridades que la mujer se había ido. Los hechos quedaron al descubierto el 4 de junio.

El día 15 del mismo mes, Anita López Hernández, de 55 años, fue encontrada asesinada y con una herida en el cuello, en una vivienda ubicada en el centro de Monterrey.

Un hombre que trabajaba como guardia, y que vivía con la víctima, es buscado hasta ahora por las autoridades como principal sospechoso del crimen.

El 2 de julio quedó al descubierto el asesinato de Brenda Esmeralda Sandoval Velasco, de 25 años, y de su hijo Carlos Eduardo Jáuregui Sandoval, de siete, en el municipio de Apodaca.

Días después la Agencia de Investigaciones arraigó al oficial de Policía de San Nicolás Víctor Hugo Díaz Hernández, quien habría confesado la muerte de su pareja y de su hijastro, a causa de una discusión por celos.

La madrugada del 13 de julio se escribió una historia de sangre en la colonia Los Rehiletes, del municipio de Juárez, cuando Miguel Ángel Quintero Cerda, de 42 años, ultimó de tres disparos a su concubina, Karla Ivonne García Sánchez, de 37 años.

Quintero Cerda huyó a un domicilio de la colonia Aztlán, en Monterrey, y allí se suicidó horas más tarde.

El 7 de septiembre se reportó la desaparición de la joven madre Perla Rocío García Luna, de 24 años, en El Carmen, Nuevo León.

Dos semanas después su cuerpo fue encontrado en un despoblado de Salinas Victoria, después de que su pareja, Jonathan Villarreal Rodríguez, de 30, sintiera remordimiento, se entregara a la autoridad y confesara que la estranguló y quemó.

En fecha 15 de septiembre fue perpetrado el asesinato de Patricia Guadalupe Sampayo Segovia, de 41 años y quien habitaba en la colonia Hacienda Santo Domingo, en San Nicolás.

La Policía busca a un hombre con el que la víctima tenía un mes viviendo en unión libre. La ahora occisa fue encontrada por un familiar en una habitación de su casa, y habría sido estrangulada.

El incidente más reciente es el de María Guadalupe Gallardo Cázares, de 31 años y cuyo cadáver fue encontrado en un tambo con arena, en el baño de su casa en García, Nuevo León.

Agentes ministeriales hicieron el hallazgo el lunes 6 de octubre y mantenían bajo investigación a la pareja sentimental de la ahora fallecida, Juan Carlos García.

FOTO: Especial

AGUSTÍN MARTÍNEZ