6 de marzo de 2014 / 01:26 a.m.

Después de negar su participación en esos acontecimientos que marcaron un negro historial en los centros penitenciarios, los acusados se apegaron a los beneficios del artículo 20.

Monterrey.- Los dos reos del Cereso de Apodaca acusados de participar en la masacre de los 43 que murieron la madrugada del 19 de febrero del 2012, negaron ser responsables del hecho y alegaron haber sido víctimas de torturas al rendir su declaración preparatoria.

David Alejandro Rico Pérez y Manuel Mendoza Rojo comparecieron ante la juez tercero penal de San Nicolás, quien les inició un proceso criminal por el delito de homicidio calificado.

Durante la diligencia que se realizó en dicho centro penitenciario, los acusados aseguraron que el día del multihomicidio y fuga de otros 37 reos, se encontraba en las celdas que tenían asignadas en el ambulatorio de máxima seguridad conocido como Delta.

Después de negar su participación en esos acontecimientos que marcaron un negro historial en los centros penitenciarios, los acusados se apegaron a los beneficios del artículo 20 para no responder a los cuestionamientos que le hizo el personal del juzgado.

Será en las próximas horas cuando la juzgadora resuelva la situación legal de los dos internos que enfrentan una nueva causa criminal, la cual se suma a las que les integraban de los hechos por diversos delitos, por lo que se encontraban a disposición de otros jueces.

REDACCIÓN