agustín martínez
28 de abril de 2015 / 10:50 p.m.

Monterrey.- Gabriela Isabel demostró su fortaleza y, a pesar de los severos golpes físicos, pudo abandonar el hospital.

Desafortunadamente y mientras espera a su bebé, debe enfrentar otra difícil y cruel realidad: La muerte de su novio, con quien se casaría el próximo 16 de mayo.

Es así como la joven estudiante de 19 años logró sobreponerse a las heridas, junto con la bebé que lleva en su vientre, y quien ya no podrá conocer a su papá.

Gabriela Isabel Mendoza Alvarado fue dada de alta en el hospital Universitario la tarde del pasado lunes, a 24 horas del atropello que sufrieron cuando esperaban el camión en el centro de Monterrey.

Personas allegadas a ella señalaron que, tras enterarse de la muerte de su novio José Eduardo Ramírez Aguilar, también de 19 años, se dirigió a los funerales.

El cuerpo del muchacho fue velado en las capillas San Felipe de Jesús, en el municipio de San Pedro.

Para que la joven pudiera salir del hospital, fue necesario que los familiares firmaran un pagaré, pues hasta el momento ninguno de los dos automovilistas que participaron en el accidente se ha hecho responsable.

El percance se registró a las 20:00 horas del domingo en la avenida Juárez e Hidalgo, en el centro de Monterrey, a donde la pareja había ido a pasear y a comprar algunas cosas.

Una camioneta pick up con camper y un automóvil compacto colisionaron en un choque de crucero, luego de que uno de los dos conductores no respetó la luz roja del semáforo.

La camioneta salió proyectada hacia la banqueta donde se hallaban los jóvenes, quienes fueron impactados por el camper que se desprendió a causa del fuerte choque.

Los participantes en los hechos fueron identificados, respectivamente, como Rubén Guadalupe Celestino Navarro, de 22 años, y Luis Peña Arredondo, de 24.

José Eduardo falleció horas más tarde en el hospital 21 del IMSS, mientras que Gaby fue atendida en el Universitario.

Él habitaba en la colonia San Pedro 400, en Garza García, mientras que la joven tiene su domicilio en Cordilleras del Virrey, en Santa Catarina.

Tenían aproximadamente un año y medio de novios. Entre sus planes inmediatos estaba casarse el próximo 16 de mayo, pues Gabriela tiene un embarazo de cinco meses.

Trascendió que Lalo era hijo único y vivía con su mamá. Su papá falleció hace algunos meses a causa de una enfermedad.