ISRAEL SANTACRUZ
14 de septiembre de 2015 / 10:35 a.m.

Santa Catarina.- Óscar Alejandro López Bernal tenía grandes sueños en los cuales estaba el brindar lo mejor para su familia; sin embargo, las lluvias del pasado viernes terminaron con su vida, arrastrándolo desde Santa Catarina hasta los límites de Monterrey y Guadalupe.

Los restos del joven de 17 años son velados en las capillas municipales de Santa Catarina, ubicadas en el sector de La Puerta, en donde su madre, Verónica Bernal, llora desconsoladamente junto con sus otros hijos y demás familiares.

Oscar fue el segundo hermano nacido junto con su hermana en un parto doble, además tenía un hermano mayor y un hermano menor, pero debido a que sus padres se separaron, todos los hermanos vivían con su madre, a excepción del mayor quien ya se encuentra casado.

Desde muy pequeño Oscar mostró el interés de ayudar a su madre con los gastos familiares al llamarse así mismo como "el hombre de la casa", laborando como paquetero en supermercados y diversos empleos.

Antes de la tragedia, el joven laboraba en un taller mecánico por las mañanas, para en las tardes acudir a la preparatoria donde estudiaba la carrera de Máquinas y Herramientas. Su sueño era tener un empleo como electricista y poder brindar una mejor vida a su madre y hermanos.

Alegre, dedicado y sin vicios es como lo recuerda su familia, quien la tarde de este lunes le dará el último adiós en el panteón de Jardines de Santa Catarina.

Oscar se dirigía a su casa ubicada en la calle Carpinteros de la colonia Trabajadores, en Santa Catarina, cuando trató de cruzar la calle 24 de Febrero; sin embargo, las lluvias del viernes por la noche convirtieron la calle en un río, arrastrando al joven y arrojándolo metros más adelante al interior del Arroyo El Obispo.

No fue sino hasta la mañana siguiente cuando sus familiares lo reportaron como desaparecido y la búsqueda por tierra y aire sin lograr encontrarlo hasta la noche del sábado en el río Santa Catarina, a la altura del Puente Guadalupe.