FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
14 de enero de 2015 / 12:59 a.m.

Monterrey.- Han pasado más de dos meses desde el trágico accidente que cobró la vida del menor Jorge Luis Manzanales Espinosa en el municipio de García.

El adolescente hubiera cumplido 17 años el pasado jueves 8 de enero, y sus seres queridos lo recordaron, como él hubiera querido, con una cena entre sus familiares más cercanos.

Pero hasta el momento no se ha hecho justicia en el accidente, y tal parece que la autoridad espera que los padres del muchacho se cansen de tocar puertas.

"Pues hasta ahorita no nos han dicho nada. Cada que hablo me dicen que no, que no está la persona que lleva el caso. Que andan en la calle… o cualquier cosa", relató la señora Alma Leticia Espinosa.

Jorge Luis murió al mediodía del pasado 8 de noviembre, cuando la motocicleta en la que repartía pollos fue impactada por una pipa repartidora de gas.

Los hechos ocurrieron en las calles Cerezo y Fresno de la colonia Ampliación Nogales, a menos de dos kilómetros de la vivienda de la víctima, ubicado en la colonia Benito Juárez.

La madre del menor considera que la Procuraduría de Justicia debería tener la capacidad suficiente para identificar y detener al responsable, pues es cuestión de investigar las bitácoras de las empresas gaseras que operan en aquella zona.

"Claro que sí, porque pues no fue un animal; fue mi hijo, fue una persona (la que murió). Y pues que paguen por lo que hicieron. No puede ni debe quedar impune… no puede quedar impune", refirió Espinosa García.

Jorge Luis fue descrito como un joven sano, estudiante de preparatoria y quien acababa de entrar a trabajar en el reparto de pollos, pues tenía el gusto por las motocicletas.

"Buen muchacho. (Era) Muy alegre. Le gustaban mucho las fiestas con sus amigos. (Estaba) Muy contento siempre. No queremos que esto se quede así. Queremos que el conductor pague", indicó la tía del ahora occiso, Perla Esmeralda Espinosa.

Ella asegura que hubo testigos que señalaron haber visto cuando la pipa de la empresa Termogas impactó a la motocicleta.

"La pipa Termogas; la gasera fue esa.  Hay gente que sí vio al señor. Sí hay dos testigos y no es posible que no den con el vehículo. Lo tienen que sacar de donde esté, porque sí vieron al señor", reiteró.

La familia de Jorge Luis envió este mensaje al operador del vehículo pesado:

"Que si nos está viendo, que se entregue, porque no se puede quedar así. Por allí tiene que estar. Que dé la cara y que salga de donde esté".

Hasta el momento los papás del menor han acudido con frecuencia a la agencia del Ministerio Público de García e incluso a la de Santa Catarina, en busca de información que les brinde un poco de calma.

Sin embargo, la autoridad siempre les cierra las puertas en la cara, argumentando simplemente que siguen investigando.

Los deudos no pueden creer que la Policía Ministerial sea incapaz de identificar y capturar al chofer, por lo que sospechan que allí hay algo muy turbio.