AGUSTÍN MARTÍNEZ
23 de diciembre de 2017 / 06:16 p.m.

MONTERREY.- Una nueva modalidad para delinquir han adoptado los carteristas: Entre dos delincuentes distraen a sus víctimas diciéndoles que traen su ropa manchada, y al acomedirse a limpiar las prendas, aprovechan para sustraerles la cartera.

Un caso de estos sucedió en el interior de un centro comercial en Santa Catarina, donde un cliente fue despojado de 8 mil pesos en efectivo, en el área de Sanitarios.

El incidente ocurrió la tarde del viernes en un negocio que se localiza en la avenida Díaz Ordaz, en la colonia Los Treviño, donde los dos ladrones lograron darse a la fuga sin ser siquiera identificados.

El afectado relató que se encontraba en el módulo de carnes frías cuando se le acercó un hombre de aproximadamente 45 años, de 1.60 de estatura, moreno y con vestimenta casual en tono claro.

Dicha persona le indicó que la parte posterior de su pantalón estaba manchada, y le recomendó que fuera al baño para limpiarse.

Así lo hizo la víctima, y ya en el interior de los sanitarios, otro sujeto le ofreció papel y hasta se ofreció a ayudarle a quitar la mancha, comentándole que también su camisa estaba sucia.

Mientras el denunciante se desabotonaba la prenda superior, el desconocido se despidió de él, saliendo de esa área en cuestión de segundos.

Al revisar uno de los bolsillos posteriores de su pantalón, el cliente se dio cuenta de que le faltaba su cartera, en la que tenía 8 mil pesos para realizar diversas compras.

En esos momentos le informó de lo ocurrido a unos guardias, y ellos a su vez efectuaron el reporte a las autoridades policiacas, arribando oficiales municipales y agentes ministeriales.

Aunque no obtuvieron resultados positivos, los representantes de la autoridad realizaron diversos recorridos en los alrededores de la tienda, que se maneja mediante el sistema de “socios”.

Asimismo, trascendió que los vigilantes privados inspeccionaron el interior, sin que pudieran encontrar a los sospechosos.

La persona a la que le robaron describió al carterista como de unos 35 años de edad, de complexión regular, sin barba ni bigote, además de que traía vestimenta en tono azul.



dat