9 de mayo de 2014 / 11:32 a.m.

Guadalupe .- En condiciones graves quedó una pareja luego de derribar con su automóvil un muro de contención de la avenida Morones Prieto, y desplomarse de una altura de aproximadamente 10 metros hacia el río Santa Catarina.

El percance, ocurrido la madrugada del viernes en Guadalupe, tuvo lugar cuando el hombre que iba al volante perdió el control al pasar por una curva a excesiva velocidad.

Los hechos se suscitaron como a las 2:15 horas en la referida arteria, unos 100 metros al poniente del puente Corregidora, frente al Palacio Federal.

Como Marcos Gómez, de 45 años, y Carolina Castillo Cárdenas, de 30, fueron identificadas las dos personas lesionadas, quienes ingresaron delicadas al Hospital Universitario.

Ambos viajaban en un automóvil Nissan Platina color plata, con matrícula de Nuevo León, en el que avanzaban por los carriles exprés, aparentemente a velocidad inmoderada.

Los primeros indicios hicieron suponer que el conductor perdió el control del volante al pasar por una ligera curva cerrada a su izquierda.

Primero el auto compacto hizo contacto con las llantas derechas con el cordón del camellón central, lo que lo descontroló aún más y lo hizo proyectarse contra el muro de protección.

Al tratarse de piezas o bloques de cinco metros de longitud por uno de altura, el muro fue removido de su sitio y junto con el auto se fue hacia el lecho del río.

La pareja soportó una caída prácticamente a plomo de aproximadamente 10 metros, y luego del coche dio volteretas en un tramo similar.

Alertados por otros automovilistas, los equipos de auxilio se movilizaron de inmediato.

Socorristas de la Cruz Verde de Guadalupe se coordinaron con personal de Protección Civil y Bomberos para extraer del auto a los dos lesionados.

Para llegar hasta ellos tuvieron que circular en camionetas a través de una brecha de más de 100 metros. La mujer tenía medio cuerpo fuera del vehículo.

Colocaron a la pareja en camillas rígidas y luego en la caja de una pickup de Protección Civil, en la que los llevaron hasta las ambulancias.

Ambos ocupantes del Platina fueron trasladados de emergencia al hospital Universitario; se dijo que ambos iban graves, aunque la mujer presentaba traumatismos más severos.

Las autoridades adjudicaron el percance y volcadura a la imprudencia del conductor, del cual no se descarta haya estado bajo los efectos de las bebidas alcohólicas.

Agustín Martínez