7 de octubre de 2014 / 01:09 a.m.

 

Monterrey.- A ocho meses de haber sido acusado de equiparable a la violación, un payaso callejero enfrenta el primer juicio final que se desahoga, por delito grave, en el estado.

El juicio que inició este lunes y que posiblemente concluya hasta mañana es en contra de Marco Antonio García Sánchez, de 26 años.

Él actualmente se encuentra detenido en las celdas municipales en cumplimiento a la medida precautoria que le impusieron el pasado 18 de enero, cuando quedó vinculado por el juez de control que conoció el caso.

García Sánchez es considerado presunto responsable de haber agredido sexualmente a una joven de 22 años, que padece de sus facultades mentales.

Para acreditar la responsabilidad de Marco Antonio, la agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial reunió 30 pruebas que se están desahogando en el juicio.

Entre esas pruebas están, principalmente, la versión de diversos testigos que se percataron de la acción ilícita de Marco Antonio García Sánchez, quien para lograr su cometido llevó a la afectada a un hotel ubicado en el centro de la ciudad.

Mientras que su defensor oficial trata de demostrar que la joven lo acompañó por su propia voluntad después de observar una de las funciones que realizó en el área del paseo Santa Lucía, donde acostumbra a trabajar.

Uno de los testigos de la defensa es un experto en sicología, quien presuntamente confirmó que la afectada es mayor de edad, pero que por su padecimiento mental, reacciona y actúa como una adolescente.

Durante el juicio que se desarrolla en privado por la naturaleza del delito y porque así lo señala el Código de Procedimientos penales en el nuevo sistema acusatorio, será en las próximas horas, cuando los jueces emitan la sentencia definitiva del caso.

FOTO: Carlos A. Rangel

REDACCIÓN