JAVIER SEPÚLVEDA
13 de marzo de 2016 / 07:25 a.m.

San Pedro.- Una riña protagonizada por jóvenes en el Centrito Valle que intentaba ser controlada por la Policía de San Pedro, degeneró en un enfrentamiento con los uniformados que se salió de control y dejó por lo menos tres muchachos lesionados a golpes, con heridas en la cabeza, el rostro e incluso uno con fractura de muñeca.

Los elementos policiacos de San Pedro fueron denunciados penalmente por los padres de varios de los afectados en el Centro de Orientación y Denuncia (CODE) sampetrino, bajo cargos de brutalidad policiaca y abuso de autoridad.

Los tres jóvenes lesionados por los uniformados formaban parte de un grupo de amigos que habían salido de cenar de un restaurante de San Pedro ubicado en el cruce de Orinoco y Grijalva, tras haber acudido a una discoteca, aseguró Méntor Tijerina, padre de Méntor Tijerina Guerra, quien también es hijo de la senadora priista Marcela Guerra.

El joven, quien resultó con una herida por objeto contundente en la cabeza, a decir del cirujano del Hospital Zambrano Hellion que lo atendió de la lesión, que ameritó una sutura de 15 puntadas, habría sido agredido por tres o cuatro policías.

Méntor Tijerina afirmó que el grupo de amigos que acompañaban a su hijo caminaban por el Centrito y de pronto se encontraron con una riña en la que participaban jóvenes ajenos a ellos, justo al momento en que llegaba la Policía de San Pedro para tratar de controlar el pleito.

Agregó que uno de los policías sacó su arma y encañonó a los muchachos enfrascados en la riña, lo que motivó que uno de los amigos de su hijo, de quien mencionó que sólo sabe se apellida Gamboa, le gritó que no sacara el arma, pero la reacción del uniformado fue encañonarlo.

A partir de ese momento, externó Méntor Tijerina, lo que había comenzado como una pelea entre un grupo reducido, se convirtió en una riña campal que involucró a varias decenas de jóvenes, quienes indignados ante lo que consideraron el uso excesivo de fuerza, desafiaron a los policías.

Añadió que varios de los jóvenes sacaron sus teléfonos celulares para videograbar las acciones de la Policía de San Pedro, pero los elementos los despojaron de sus aparatos y destruyeron varios de ellos.

Expresó que los hechos ocurrieron minutos antes de las 03:00 de la mañana de este sábado y él arribó alrededor de las 03:45 a las instalaciones de la Policía de San Pedro, en donde lo atendió un juez calificador que le permitió pasar a ver su hijo, quien se encontraba ensangrentado de la cabeza y el rostro.

Al apreciar que se encontraba herido, solicitó al juez que le permitiera ser atendido por un médico, por lo que le permitieron llevar a su hijo al Hospital Zambrano Hellion, pero esposado y custodiado por un policía.

Méntor Tijerina afirmó, de acuerdo a la versión de su hijo, otro de sus amigos de nombre Luis Lozano también lo golpearon, lo sometieron, mientras que a él lo mantuvieron inmovilizado con un pie en el cuello por espacio de 10 minutos.

Luego de controlar la riña, en la que una mujer policía fue derribada por uno de los jóvenes, los policías de San Pedro trasladaron a las celdas a más de 30 muchachos, varios de ellos con heridas que ameritaron luego atención hospitalaria.

Méntor Tijerina narra que cuando llegó a preguntar por su hijo, al principio los policías no le permitían verlo, hasta que les dijo que se trataba del padre de uno de los muchachos golpeados.

Tras regresar del hospital, dijo que acudieron con el juez calificador, en donde tanto su hijo como el policía que lo detuvo dieron su versión de los hechos y pagó una multa de mil 800 pesos, pero ante las lesiones y la evidente brutalidad policiaca decidieron presentar una denuncia de hechos en el CODE de San Pedro ayer al mediodía.