2 de septiembre de 2014 / 02:53 p.m.

Monterrey.- Familiares de los internos del Penal del Topo Chico se quejaron de que a partir de este lunes quedó prohibido la introducción de abarrotes, mercancía y comida enlatada que ellos llevaban a sus parientes para que vendieran dentro del reclusorio.Un grupo de mujeres hizo la denuncia pública, y se mostraron preocupadas porque de esa venta es de lo que viven ellas y sus familias, pues de otra manera, sus esposos no podrían trabajar.

La medida es parte de las nuevas disposiciones reglamentarios, y prohíbe la entrada de abarrotes y mercancía en general, y advierte que los familiares de reos que los llevaban para venta en el interior, ahora tendrán que comprarlos en las tiendas y peleteras de Folapac.

Aunque sólo unas siete mujeres se quejaron, advirtieron que son por lo menos unos 50 personas que llevaban mercancía a sus familiares internos, generalmente esposos.Con eso, dicen, aportan al gasto familiar y tienen para comer adentro.

Las quejosas consideraron una injusticia lo que dispuso la autoridad carcelaria, pues se extiende a los tres reclusorios en el estado, y le quita a los internos y a sus familias, la posibilidad de ganar un ingreso que les permita sobrevivir mientras cumplen con su condena.

FOTO: EspecialFRANCISCO ZUÑIGA