AGUSTÍN MARTÍNEZ 
26 de agosto de 2015 / 07:46 p.m.

Allende.- Hasta el último momento, los amigos y familiares de 'Domi' mantuvieron la esperanza de que ella regresara… que despertara del sueño en el que había caído a raíz del accidente.

Los esfuerzos de los médicos del hospital Santa Cecilia, de Monterrey, no bastaron para recuperarla.

Ahora todo es tristeza en un amplio sector del municipio de Allende, donde la joven de 27 años era muy conocida y apreciada.

“Pues hermosa, una buena persona. Era alguien bien noble que siempre tenía una sonrisa para recibirte. Es bien lamentable la pérdida; la vamos a extrañar mucho”, expresó Jésica Arizpe, amiga entrañable de Domi.

Doménica García Guzmán murió la tarde del martes, 13 días después de que, en un accidente múltiple en la carretera Nacional, saliera proyectada del vehículo en el que viajaba, y fuera arrollada por un autobús.

“La recuerdo con mucho amor, porque era una persona muy, muy importante en mi vida, que me marcó hasta el alma. Era un ángel de persona aquí en la tierra”, dijo Vicky de la Fuente.

Vecina de la colonia Los Naranjos, Domi era soltera y trabajaba como secretaria en una compañía en Allende. Era una persona feliz y muy emprendedora.

“Una persona con un entusiasmo que, para volver a conocer a alguien así, va a estar muy difícil”, recalcó De la Fuente.

La joven es velada en una funeraria ubicada en las calles Hidalgo y Zaragoza, en la citada localidad. Sus amigos y amigas portaron camisetas con la imagen de ella, como una muestra de gratitud.

Lily Cano, una de sus grandes amistades, subrayó las enseñanzas y los valores que ella les dejó por medio de su afecto.

“La unión… la unión y pues la fe, que se hizo más fuerte en todos juntos”, indicó.

La tarde del miércoles 12 de agosto, García Guzmán regresaba a su casa en compañía de su mamá y una de sus tías, después de haber ido de paseo a la zona de Valle Oriente, en San Pedro.

En el kilómetro 132 más 500 de la carretera Nacional, a la altura de Lazarillos, en Allende, se suscitó un accidente múltiple en el que se involucraron cinco vehículos compactos, un tráiler y un camión de pasajeros.

Durante los hechos la joven salió proyectada al no portar el cinturón de seguridad. Viajaba en el asiento posterior y quedó sobre el pavimento, donde fue atropellada por el autobús.

El resto de las personas, entre ellas la mamá y la tía de la joven, sufrieron lesiones menores. Domi fue trasladada inconsciente a la clínica de Monterrey y ya no despertó.

Era la menor de dos hermanas. Sus restos serán despedidos en un panteón de aquel municipio, después de que, a las 15:00 horas del jueves, se oficie una misa en su memoria en la iglesia de la plaza principal.