REDACCIÓN
1 de octubre de 2015 / 10:26 p.m.

Monterrey.- El cuerpo del niño que murió después de que su madre lo recogió en una guardería de Apodaca, no presenta signos de violencia y los resultados de la autopsia quedaron pendientes a reserva de estudios patológicos.

De acuerdo a las primeras investigaciones que realiza la Procuraduría de Justicia, el niño Alberto Alexander Arciva Ramos, de 2 años de edad, tenía un golpe en la frente y otro en una de sus mejillas.

Pero, los médicos forenses que analizaron su cuerpo, establecieron que se trataba de golpes leves que no motivaron su deceso.

Aunque, la madrugada de este jueves trascendió que el menor presentaba múltiples golpes como indicadores de maltrato infantil, esa situación fue descartada por los peritos.

Los expertos advirtieron que serán los resultados de estudios patológicos los que determinen la causa real de la muerte del pequeño que asistía a la guardería "Dino Dino", la cual está ubicada en la calle Laurel número 242, de la colonia Balcones de Santa Rosa.

Aunque, no se ha confirmado que la muerte del niño Alberto Alexander haya sido por causas violentas, los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) indagan el trato que recibía por parte de sus padres Lizbeth Ramos Beltrán y Yordi Arciva, así como de su padrastro y del personal de la estancia infantil en la que estaban a cargo de su cuidado.

Todas las declaraciones y pruebas que se recaban en el caso se anexan a la carpeta judicial que integra el agente del Ministerio Público, quien hasta conocer los resultados de las pruebas patológicas determinará si existe o no responsabilidad de alguna persona.