REDACCIÓN
8 de julio de 2015 / 10:04 p.m.

Monterrey.- El considerado uno de los autores materiales de la masacre de los 10 empleados de la distribuidora de cerveza, de García, ocupaba un rango dentro de la célula criminal para la que laboraba.

Francisco Javier Rosales Monita, de 32 años, era identificado por sus jefes del grupo criminal como "comandante negro".

Aunque, el imputado negó haber participado en el homicidio calificado de los 10 empleados de la sub agencia de cerveza y que no estuvo en el lugar el pasado 19 de junio cuando ocurrieron los hechos, durante las investigaciones, trascendió el cargo que ocupaba en el bando delictivo.

De acuerdo a las indagatorias que realizaron los elementos de la Agencia Estatal, "El comandante negro" fue uno de los que disparó en contra de varias de las víctimas del multi homicidio.

La probable responsabilidad de Javier Rosales quedó plenamente acreditada con los resultados de las pruebas periciales que realizaron los expertos en balística de la Procuraduría de Justicia.

Varios de los casquillos que los peritos recabaron en la escena en negocio ubicado en la colonia El Mirador, de ese municipio, coincidieron con el arma que utilizó "El comandante negro" el día de la masacre.

Sus huellas quedaron registradas en el arma de alto poder que, junto con otras, fue asegurada por los investigadores estatales.

Rosales Monita se encuentra recluido en el penal del Topo Chico, junto con su cómplice Jesús Jonathan González Mendoza, quien quedó imputado como copartícipe de la muerte de los 10 empleados de la negociación.

"El comandante negro" y Jesús Jonathan están en espera de la resolución de la situación legal que les van a resolver el próximo fin de semana, cuando se desahogue la audiencia, en la que una juez de control regional va a determinar si quedan o no vinculados a proceso por ese delito.