9 de agosto de 2014 / 02:10 p.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia no descarta que la joven descuartizada en Apodaca haya sido víctima del crimen organizado, pero busca establecer los motivos exactos que tuvieron el o los presuntos delincuentes para cometer el brutal asesinato. Por lo que, al confirmar que la occisa respondía al nombre de Alondra Colis López y tenía 18 años de edad, los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal de Investigaciones comenzaron a investigar a sus familiares, amigos y conocidos. Pues sólo con la ayuda, principalmente, de sus allegados podrán reconstruir los últimos días de vida de Alondra para poder dar con la identidad de el o los presuntos responsables de su deceso violento. Los datos que proporcionen las personas que sean interrogadas pueden llevar a los investigadores estatales a establecer las causas por las que después de asesinarla de un golpe en la cabeza, con saña la destazaron y abandonaron en un lugar que se utilizaba como cantina en el Fraccionamiento San Miguel, en el mencionado municipio. Colis López tenía su domicilio en la colonia Cañada Blanca, en el municipio de Guadalupe, y trabajaba como empleada en la empresa Arnecom y trascendió que fue el pasado 25 de julio cuando utilizó su cuenta de Facebook. Después de ese día, nadie volvió a tener noticias de la jovencita que fue reportada por sus familiares como desaparecida, pero hasta el día 30 de ese mismo mes. Esa denuncia se registró cinco días de que trascendiera el hallazgo del cuerpo de la joven que hasta este viernes fue reconocida oficialmente en el Servicio Médico Forense del Hospital Universitario. FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL