19 de febrero de 2014 / 08:09 p.m.

Monterrey.- Al perder el control del volante, un empleado resultó gravemente lesionado, luego de estrellar en dos ocasiones la camioneta en que viajaba sobre la avenida Aztlán en el sector San Bernabé al norte de la ciudad.

El percance movilizó ambulancias de la Cruz Verde y Roja de Monterrey, así como las unidades de rescate urbano, quienes llegaron en cuestión de minutos al lugar del percance.

Al llegar al lugar, los socorristas localizaron al conductor inconsciente y en el interior de la camioneta, la cual quedó con el frente completamente destrozado.

Las maniobras de auxilio se prolongaron por espacio de 20 minutos, tiempo en el cual los paramédicos le aplicaron los primeros auxilios a bordo de la unidad en que viajaba.

Se estableció que el conductor sufrió heridas en el rostro y golpes en diferentes partes del cuerpo, principalmente traumatismo en cervicales.

El lesionado, el cual fue colocado en una camilla rígida y minutos después llevado a una ambulancia para ser trasladado al hospital de zona número 21 del IMSS.

De acuerdo a las investigaciones, se estableció que el empleado viajaba en una camioneta propiedad de una empresa comercializadora de fruta con oficinas en la central de abastos de San Nicolás.

Sin embargo al circular hacía el norte por la avenida Aztlán, el conductor perdió el control del volante y provocó que la unidad se proyectara hacía la izquierda.

Esto hizo que se estrellara primero contra una columna del metro y segundos después contra un poste de la Comisión Federal de electricidad.

El fuerte impacto hizo que la camioneta quedara destrozada de la parte frontal y el vidrio principal saliera proyectado.

Las investigaciones llevadas a cabo por elementos de tránsito de monterrey, revelaron que el chofer manejaba a exceso de velocidad lo que ocasionó que no pudiera controlar el vehículo al llegar a la altura de al colonia unidad modelo.

Sobre el pavimento, los oficiales no localizaron huellas de frenado, lo que hace suponer que el chofer pudo haber dormitado frente al volante.

Marcial Pasarón