28 de octubre de 2014 / 03:31 a.m.

Juárez.- Los dos hombres asesinados la noche del domingo en el municipio de Juárez ya fueron identificados por las autoridades policiacas. Se trata de un joven de 22 años, presuntamente ligado a actividades delictivas, y otro de 32, que se hallaba de visita y que habitaba a una cuadra de donde ocurrieron los hechos.

Una fuente de la Procuraduría señaló que el primero se llamaba Javier Hernández Saucedo, alias 'El Chano', quien al parecer se dedicaba al narcomenudeo.

La otra víctima es Carlos Lara Cisneros, apodado 'La Galleta', quien acostumbraba vestir como mujer.

Hasta el momento se presume que el objetivo del pistolero era 'El Chano', y que 'La Galleta' es una víctima aparentemente ajena a las actividades de aquel.

El incidente fue reportado a las 20:30 horas del domingo dentro de una vivienda de la calle San Francisco Fabriano casi con Calabria, en la colonia Villas de San Francisco.

"De repente se oyó: ¡Taz!, ¡taz!, ¡taz! Y dije: ¡En la madre!. Agarré al chavillo. Mi señora estaba en el baño. Agarré al chavillo y le dije: Vamos a agacharnos, no se vaya a meter por la ventana una bala perdida", comentó un vecino.

Las personas en Villas de San Francisco se quejan constantemente de la nula vigilancia policiaca.

"No hombre, ni pasan (las patrullas). No hay nada. No hay ni vigilancia, ni nada. Al mes ves pasar una patrulla en la noche, pero ni vigilan, ni nada", comentó el "mismo testigo.

Al momento del doble crimen varios niños y jovencitos se divertían jugando futbol casi frente al domicilio de 'El Chano'.

"Yo estaba de portero. Yo estaba de este lado cuando se escucharon los disparos. Volteamos y se vieron las luces (de los disparos) y salió un señor corriendo, pero como que estaba un taxi aquí estacionado", señaló uno de los menores.

Fueron nueve detonaciones. Nueve casquillos de 'cuerno de chivo' que la Policía recolectó durante las primeras indagatorias.

“El primero se escuchó: ¡Taz!, ¡taz!, ¡taz! Y cuando volteamos se empezó a escuchar: ¡Pum!, ¡pum!, ¡pum! Cuando vimos que salió el señor corriendo, que iba hacia allá, todos corrimos”, comentó otro jovencito.

'La Galleta' vivía por la calle San Francisco de Asís, y fue catalogado por sus vecinos como una persona tranquila, que con todos en el barrio platicaba.

En la fachada de la casa de Javier quedaron seis orificios de bala. Un gallo de pelea en la parte de la cochera permanece enjaulado, y no hay quien siquiera le lleve alimento.

FOTO: Especial

AGUSTÍN MARTÍNEZ