REDACCIÓN
26 de enero de 2016 / 01:57 p.m.

Monterrey.- Además de liberar al presunto asesino de un hombre, la polémica jueza María del Socorro Pérez Córdova dejó en libertad a los detenidos en otros cinco asuntos que le presentaron el pasado sábado.

Aunque el fin de semana trascendió que dejó en libertad a Sergio Adolfo Nieto, de 44 años, quien de ser un supuesto testigo pasó a presunto homicida de Raymundo Tavares Pérez, a quien victimaron en la colonia Valle del Sol.

Ella consideró ilegal esa detención porque supuestamente las huellas de sangre que Sergio Adolfo traía en su ropa no eran suficiente evidencia y que el policía no lo había entrevistado conforme a la ley, porque no podía cuestionarlo como acusado.

Además, porque supuestamente no le encontraron ningún objeto que haya utilizado como arma.

Esas fueron las razones que tuvo para liberar a Sergio Adolfo y una serie de cuestiones similares tomó en consideración en otras tres audiencias en la que se negó a controlar la detención de una banda de asaltantes, un acusado por equiparable al robo, uno por lesiones de culpa grave y otro por delitos contra la salud en su modalidad de venta de droga, el cual es considerado grave.

En otra audiencia del sábado, se negó a vincular a proceso la detención de un acusado de robo que al igual que el resto quedó libre.

A esas resoluciones se sumaron otras, en las que Pérez Córdova negó dos órdenes de aprehensión que, ese mismo día, le había solicitado la Procuraduría de Justicia.

Las acciones de la funcionaria comenzaron a ser cuestionadas en agosto de 2014, cuando trascendió que por supuestas detenciones ilegales, dejó en libertad a tres hombres acusados de violación en distintos hechos y a otro presunto homicida.