REDACCIÓN
28 de enero de 2016 / 12:17 p.m.

Monterrey.- A finales del año pasado, la juez María del Socorro Córdova Pérez intentó llegar a ocupar la titularidad de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y, ahora, con sus resoluciones negativas perjudicó a, por lo menos, siete víctimas que tienen que esperar de uno a dos meses para saber si les van a hacer justicia o no.

Trascendió que la funcionaria del Poder Judicial se registró en la lista de los 20 candidatos que querían ocupar el cargo que quedó vacante en diciembre del 2015.

Después de pretender representar los derechos de los nuevoleoneses, Córdova Pérez, ahora actúa, prácticamente, en perjuicio de las víctimas de los casos que le presenta la Procuraduría de Justicia.

Pues, de acuerdo a lo que establece el sistema acusatorio, los afectados de las detenciones que se negó a controlar no pueden hacer, por el momento, nada para hacer valer sus derechos.

Los perjudicados por sus resoluciones tienen que esperar a que el personal del área de Gestión Judicial programe las audiencias para que el agente del Ministerio Público de cada caso formule la acusación en contra de los probables responsables que quedaron libres el pasado fin de semana.

Y son de uno a dos meses los que tardaría ese trámite, porque el candelario de audiencias de esa área del Poder Judicial está saturado y la mayoría de las diligencias de ese tipo se programan con ese retraso.

En cuanto a la vinculación a proceso y a las órdenes de aprehensión que negó, los agentes del Ministerio Público tienen la posibilidad de apelar para que sean los magistrados, quienes finalmente los resuelvan, pero los resultados de esos recursos legales, también tardarían, por lo menos, dos meses.

Entre los liberados por la juzgadora está el probable responsable del homicidio de un taxista al que victimaron el pasado 23 de enero y el conductor ebrio que el viernes de la semana pasada atropelló y causó la muerte de una mujer que tenía 4 meses de embarazo, ambos hechos ocurrieron en el municipio de Guadalupe.