AGUSTÍN MARTÍNEZ
10 de febrero de 2017 / 06:13 a.m.

APODACA.- El policía de Apodaca que murió en el cumplimiento de su deber estaba a tan sólo unas semanas de ser padre nuevamente.

Originario de Tabasco y sin familiares en la localidad, Isidro González Flores, de 37 años, era novio de una de sus compañeras, quien está embarazada y a punto de dar a luz.

Uno de sus hermanos viajó desde el sureste para identificar y reclamar los restos.

Trascendió que González Flores era divorciado. En Tabasco dejó cuatro hijos, pero ya no tenía contacto con ellos.

Llegó en 2013, y a sus 33 años ya contaba con carrera policiaca. Aquí aprobó los exámenes de confianza e ingresó a la Policía de Apodaca.

En meses recientes había sido ascendido a comandante de la zona norte. Sus amistades y conocidos lo conocían como "Búcalo".

Su cuerpo fue trasladado a una funeraria alrededor del mediodía del jueves, luego de que su hermano presentó la respectiva papelería ante el Ministerio Público.

Trascendió que el monto de los seguros de vida y beneficios por riesgo de trabajo, al que tienen derecho los familiares del ahora occiso, asciende a casi 1 millón de pesos.

Sin embargo, se analizará quién o quiénes serán los beneficiarios, pues de su relación con la mujer policía no existe constancia legal; en Tabasco estaba divorciado y no tenía contacto con sus hijos.