REDACCIÓN
1 de septiembre de 2016 / 09:20 p.m.

MONTERREY.- El policía de Fuerza Civil que, el martes en la noche, se convirtió en homicida y violador al asesinar a uno de sus compañeros y después agredir sexualmente a una mujer a la que sometió en su huida, podría haberse ido a refugiar a la Ciudad de México, de donde es originario.

Sergio de la Rosa se convirtió en prófugo de la justicia inmediatamente después de haber asesinado a su compañero Marco Fragoso Caro, de 26 años de edad, y de haber atacado a una mujer, en calles de la colonia Paseo de las Flores, en el municipio de Apodaca.

Desde ese día, elementos de la Agencia Estatal iniciaron la búsqueda del uniformado, pero trascendió que podría haber regresado a la Ciudad de México, de donde llegó hace unos años para enlistarse en las filas de Fuerza Civil.

Trascendió que, aunque son dos hechos distintos los que protagonizó el servidor público estatal, la Procuraduría de Justicia le inició una sola carpeta judicial para que responda por el homicidio calificado de su compañero y la agresión sexual que denunció la mujer a la que atacó minutos después de privar de la vida a Marco Fragoso.

De acuerdo a las investigaciones que realizan las autoridades, el homicidio ocurrió durante un festejo que había organizado el policía muerto, Marco Fragoso, en un domicilio ubicado en la avenida Colector, entre Breme y Asís, en la mencionada colonia.

Por versión de testigos, los investigadores estatales establecieron que el occiso y su pareja realizaban constantes reuniones en ese domicilio, a las que sólo asistían policías, pero de diversas corporaciones.

Presuntamente, el martes estaban varios reunidos, cuando Sergio de la Rosa arribó al domicilio muy alterado y le pidió a su compañero Marco Fragoso que lo acompañara a comprar cervezas.

Las personas que fueron entrevistadas por los ministeriales agregaron que al regresar con la bebida, Sergio de la Rosa y marco discutían, y el primero sacó el arma con la que le disparó, luego huyó del lugar.

Después de esos hechos, trascendió la agresión sexual que cometió el policía, ahora, considerado prófugo.