7 de diciembre de 2014 / 02:09 p.m.

Cadereyta.- Cuando estaba a punto de llegar a su domicilio, un seguidor de los Tigres fue muerto a balazos por parte de policías de Cadereyta, cuando supuestamente fueron amenazados por el fallecido con una pistola que resultó ser de juguete y con balas de plástico.

La Procuraduría de Justicia del Estado mantiene bajo investigación a dos elementos municipales, pero sólo uno de ellos fue quien disparó su arma de cargo cuyas balas acabaron con la vida del joven Jesús Mario Mireles Rojas, de 25 años de edad.

Eran alrededor de las 02:30 de este sábado cuando se recibió la notificación de la planta de radio que en las calles de Miguel Alemán y Agustín Melgar, en la colonia Alfredo V. Bonfil había una persona muerta.

Hasta el lugar llegaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y encontraron el cadáver del joven, boca abajo.

A un lado sus familiares, entre ellos su madre María Guadalupe Rojas, quien salió al escuchar los balazos y al ver a su hijo herido pidió el auxilio, pero a la llegada de los paramédicos, éste ya estaba sin vida.

El lugar llegaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes al corroborar los hechos y detuvieron a los policías involucrados, quienes fueron identificados como Armando Moreno Olmedo, de 36 años, quien fue el que disparó, y Gerardo Reyes Torres, de 41.

Los forenses detectaron que el joven presentaba dos balazos en la espalda, los cuales le fueron propinados por el arma de uno de los policías. De acuerdo a las investigaciones, Mireles Rojas conducía una camioneta Frontier color blanco de la empresa AP Plus, y regresaba a su casa ubicada en la calle Agustín Melgar, número 200, de la mencionada colonia.

Según la versión de los policías, el joven no hizo caso cuando le marcaron el alto para revisarlo, y dijeron que Jesús Mario aceleró y alcanzó a llegar hasta las calles Agustín Melgar y Miguel Alemán, donde se bajo de la camioneta.

Los policías alegaron que el joven los amagó con una pistola y después se va corriendo por una plaza, después los vuelve a amagar y por esta situación uno de ellos accionó la pistola en dos ocasiones y le causó la muerte.

Los agentes recolectores de evidencias recogieron una pistola falsa de municiones de plástico conocidas como BB guns, la cual fue hallada a 20 metros del cuerpo.

Sin embargo, no se ha podido determinar si Jesús Mario traía esa pistola o si el arma fue 'sembrada'.

FOTO: Telediario Digital 

REDACCIÓN