23 de abril de 2014 / 12:59 p.m.

Guadalupe.- Un testigo del incidente ocurrido el 12 de abril en el camión de la ruta 2, en Guadalupe, asegura que el joven Ángel Isaí pudo haberse salvado? si tan sólo uno de los oficiales le hubiera permitido bajar de la unidad.

El testimonio señala que el adolescente ya había descendido del vehículo colectivo, asustado por el incidente, pero en medio de la confusión, uno de los uniformados le ordenó que volviera a abordar.

Trascendió que al viajar en el camión, el par de maleantes huía del sector de la colonia Agua Nueva, donde presuntamente cometieron varios asaltos a negocios, entre estos una cantina.

Algunos afectados pidieron el apoyo de la policía, y los elementos municipales siguieron al camión.  

En la avenida Juárez, frente al Palacio Federal, los dos preventivos interceptaron al camión y lo abordaron, en busca de los maleantes.

"Y los policías dicen: Nadie haga nada? nadie se mueva. Y van con el chavo este grandote, de la pistola. Y están platicando con él unos minutos? unos segundos, y el jovencito iba sentado enfrente", relató el testigo ocular.

Un grave error de los policías de proximidad fue evitar que, por lo menos el adolescente, se pusiera a salvo.

"Y se para (Ángel Isaí). Se iba a bajar del camión y el policía que se sube por atrás no lo deja bajar. Le pone la mano y le dice que no se baje".

En esos instantes, el delincuente identificado como Erick Rolando Marroquín Reyes, "El Yandel", sacó una pistola y atacó a los uniformados.

"Los dos policías le agarran la mano (a Marroquín Reyes) porque traía la pistola en la mano. El grandote levanta la mano, pero apuntando hacia abajo, hacia ellos, y les tira", aseveró el ciudadano.

Para la persona entrevistada, quien observó cada detalle de este malogrado operativo, a los policías de Guadalupe les faltó capacidad.

"Actuaron mal, porque ponen en riesgo a toda la gente que va en el camión. Ya sabían que los sujetos eran de peligro, porque la persona que iba con ellos ?se subió un señor a la patrulla? les dijo que eran peligrosos", reiteró.

En este momento, cuando uno de los oficiales ya fue dado de alta y el otro sigue grave, dijo, no caben reconocimientos para esos dos preventivos.

"No, pues claro que no, porque pusieron en peligro y en riesgo la vida de todos nosotros, y no pidieron refuerzos. (Los refuerzos) No llegaron en ese momento. Llegaron hasta ya de ratito", concluyó.

Agustín Martínez