21 de marzo de 2014 / 08:48 p.m.

Monterrey. - Padres de familia denunciaron que policías de Cadereyta se introdujeron con armas largas a una secundaria en Santiago, Nuevo León, con el pretexto de dar una plática de valores, pero iban en busca de un celular que se le perdió a la hija de una funcionaria del primer municipio mencionado.

Lo peor es que los preventivos prestaron sus metralletas a varios alumnos, hombres y mujeres, les enseñaron cómo quitar y poner el cartucho, cómo utilizar el arma y hasta se tomaron fotos, mismas que ya están en Facebook.

La secundaria es la número 61 "Sergio Montalvo Garza2, que se ubica en el kilómetro 15 de la carretera San Mateo-Los Cavazos, a la altura de la comunidad La Tinaja, en Santiago.

La protesta estuvo resguardada por personal de la Fuerza Civil de Nuevo León.

María Guadalupe Torres Rivera, tesorera del plantel, se apersonó afuera de la secundaria junto con padres de familia y no dejaron entrar a la directora María Luisa de la Torre, ante ciertas irregularidades que, dicen, ha cometido en apenas un mes en el cargo.

Todo inició el miércoles 12 de marzo, cuando a la hija de Nelly Fuentes Soriano, de Desarrollo Social de Cadereyta, se le perdió su celular y para que no la regañara, le dijo a su mamá que se lo habían robado y, al día siguiente, fue con policías supuestamente a dar unas pláticas de valores.

"Se tomaron fotos los muchachos, la mayoría las trae en face, es muy peligroso, ahorita la delincuencia aunque no está al máximo se ha reducido, pero no queremos que en estos lugares vuelva o se expongan a que ande alguien de la delincuencia y digan que el muchacho va a trabajar con ellos por verle un arma en el face", dijo Torres Rivera.

Señaló que, al término de la dizque plática, donde no salió el celular perdido, vino la sesión de fotos y la práctica.

"Y al terminar, los policías les dijeron que si se querían tomar fotos con las armas, les enseñaron a quitar y poner cartuchos", expresó la tesorera.

Los padres ya no quieren a la directora, ni al prefecto Sergio, al profesor Arturo que nunca está en clases y a la psicóloga Lilia Silva.

Denunciaron que los policías detuvieron por acoso al maestro de biología Marco Antonio Rodríguez cuando no es cierto y a la profesora del sindicato, Silvia Arriaga Contreras, por defenderlo.

"Sí, llegaron los policías, nos prestaron las armas y nos tomamos fotos, éramos varios", comentó un alumno de nombre Carlos.

Los quejosos añadieron que se debe hacer algo al respecto porque, de lo contrario, seguirán con su protesta el próximo lunes.

Iram Oviedo