1 de julio de 2014 / 01:46 a.m.

Monterrey.- La mujer que se empleaba como doméstica y que robó en tres domicilios sigue en libertad y la Procuraduría de Justicia le integra la carpeta judicial correspondiente en el nuevo sistema acusatorio.

Después de que su familia la entregó a las autoridades del municipio de Pesquería, Olga Maribel Arévalo Garza recuperó su inmediata libertad porque no había flagrancia en el robo de los 35 mil pesos en joyas que denunció Cintia Hernández Cabello, de la colonia Cumbres.

Tampoco en los dos robos que cometió en perjuicio de las residentes de la colonia San Jerónimo y del municipio de Santa Catarina. Además, el delito que se le atribuyó a Arévalo Garza no es considerado como grave y la Procuraduría de Justicia tiene que realizar las investigaciones correspondientes para poder responsabilizarla.

Cabe recordar que fueron tres acusaciones las que recibió la Procuraduría de Justicia por hechos similares que cometió en distinto tiempo y lugar, pero las tres denuncias fueron concentradas en una sola carpeta judicial que integra un agente del Ministerio Público de la Unidad de Investigación.

Es posible que en los próximos días, las autoridades tengan novedades sobre las indagatorias que realizan en el caso que hizo público la señora Hernández Cabello, aparentemente, la última víctima.

Piden justicia víctimas de la 'gata-rata'

La mujer que robó en varios domicilios aprovechando ser contratada como empleada doméstica continúa libre asegura las afectadas a pesar de contar con tres denuncias formales de mujeres que las contrataron en Santa Catarina, San Jerónimo y Cumbres.

"Ella está libre como si nada, desde la misma tarde que la detuvieron ese mismo día salió nos avisaron que la  habían soltado, y como ella se entregó por voluntad propia se está haciendo responsable y hay que esperar", dijo una de las afectadas.  

Una de las afectadas señaló que están indignadas ya que a pesar de que fue entregada a la policía por sus familiares, el nuevo sistema acusatorio  establece que no es un delito grave por lo cual sigue su proceso en libertad

La afectada agregó que no se entregó la recompensa  de 5 mil pesos que se había ofrecido por su captura, ya que al ser la misma familia quien la entregó no es efectiva, además de que aseguran su hermana  de nombre María Martínez Molina, era su cómplice ya que era la que se hacía pasar por una señora para dar recomendaciones.

"No se entregó la recompensa porque es la familia según me dijeron y las cosas se han parado porque me han dicho que ella está en su casa que no está detenida y  esa es mi inconformidad y ella está libre", señaló.

Otra de las cosas que piden se investigue  es que la mujer aparentemente utilizaba un nombre falso que era  Olga Maribel Arévalo Garza ya que al ser detenida por policías de pesquería señalaron que su verdadero nombre es Cruz Claudia Martínez Molina incluso tenía una denuncia por el mismo delito con su nombre aparentemente original.

Piden que se dé un seguimiento al caso y realmente se investigue y se castigue  con la cárcel por los delitos que cometió.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL