redacción
7 de abril de 2016 / 07:43 a.m.

Monterrey.- A siete meses de que asesinó a sus hijas menores de edad, Andrómeda Elisa Cordero Flores fue denunciada formalmente por la Procuraduría de Justicia en el Estado y en los próximos días se fijará la fecha del juicio final que debe enfrentar.

Aunque el Agente del Ministerio Público tenía hasta el próximo viernes para presentar acusación formal, fue este martes, cuando entregó el escrito y solicitó el desahogo de las pruebas que recabó dentro de la carpeta judicial que integra por los hechos ocurridos el 7 de septiembre del 2015.

Cordero Flores permanece recluida en el penal del Topo Chico y es considerada presunta responsable del doble homicidio calificado de sus niñas Laisha y Keyla Elizabeth Capos Cordero, de 4 meses y 2 años de edad.

Así como del delito de homicidio calificado en grado de tentativa, el cual cometió en perjuicio de su hijo Jesús Sait, de 6 años, quien fue el único sobreviviente de la tragedia que la presunta homicida protagonizó en su domicilio ubicado en la colonia Rincón de Cumbres, en Monterrey.

Desde el momento de su detención, Andrómeda Elisa y sus defensores oficiales han argumentado que sufrió de un trastorno mental, cuando atacó las pequeñas y a su hermanito.

Ese es el principal argumento que el fiscal tiene que debatir y desvirtuar en el desahogo del juicio para conseguir una condena de prisión en contra de Andrómeda Elisa, quien con ese alegato pretende que la trasladen a un centro hospitalario de salud mental.

Actualmente, la presunta homicida cumple con la medida cautelar que le impusieron de prisión preventiva después de que quedó vinculada por los mencionados delitos, por los cuales la procesan en el nuevo sistema acusatorio.