AGUSTÍN MARTÍNEZ
31 de julio de 2015 / 08:11 p. m.

Monterrey.- Para la señora Sonia Castillo Márquez era la primera vez que acudía a una peregrinación hacia el templo de Jesús Nazareno, en Mazapil, Zacatecas.

Perteneciente a la comunidad de la parroquia de la Santa Cruz, de la colonia San Martín, en Monterrey, la mujer de 63 años estuvo entusiasmada por realizar ese viaje.

Ahora sus seres queridos están de luto. Sus seis hijos, yernos y nueras, así como sus más de 20 nietos, se niegan a creer que ella es una de las víctimas del múltiple atropello de la tarde del miércoles.

Uno de sus hijos, Ricardo Rubio Castillo, describió la odisea que los deudos de las más de 20 víctimas tuvieron que sortear en el municipio de Mazapil.

Difícil el traslado, la papelería y la negligencia de las autoridades. Yo sé que era un caos. Nos entregaron el cuerpo y acá tuvimos problemas para que nos lo recibieran. Fue mucho”, señaló.

Los restos de la señora Sonia fueron velados en una funeraria de la avenida Aztlán, en Monterrey, y por la tarde fueron cremados.

Es posible que en los próximos días, un poco más tranquilos, los familiares busquen información y orientación ante las autoridades de Zacatecas.

“Llamar allá, a Mazapil, para ver qué es lo que va a pasar con los responsables; a ver qué es lo que está pasando; qué es lo que va a resultar de esto. Porque el chofer se dio a la fuga y dicen que no saben de quién es el camión. O sea, no dan respuestas”, agregó Ricardo.

Él y sus cinco hermanos guardan sólo recuerdos bellos de la señora Sonia. Le agradecen el esfuerzo que hizo por ellos, para que fueran personas de bien.

“No pues fue la mejor madre del mundo. Siempre nos educó y siempre vio por nosotros, hasta el último día. Vio por nosotros hasta el último día, y la vamos a recordar como la mejor persona del mundo”, recalcó.

Castillo Márquez habitaba en la avenida Bartolomé Mitre, en la colonia San Martín.

Sus seres queridos, luego de darle el último adiós, tienen aún muchas dudas en torno al lamentable accidente, y desean encontrar respuestas pronto.

“Cuál fue la falta de seguridad ahí, porque lo vi muy improbable que un camión estuviera allí, y realimente no nos dieron razón. En ese momento no quisimos investigar de más. Nos interesaba mi madre”, refirió, por su parte, otro de sus hijos, Iván.

Al igual que la señora Sonia, otros cinco regiomontanos perdieron la vida en el multitudinario atropello ocurrido en Zacatecas