REDACCIÓN
1 de marzo de 2016 / 09:17 p.m.

Monterrey.-  Con por lo menos 50 pruebas, la Procuraduría de Justicia acreditó la responsabilidad de César Alejandro de León Delgado por el homicidio de su ex novia, una menor de 14 años de edad, a quien presuntamente conoció por facebook, por lo que quedó vinculado a proceso y con prisión preventiva en el penal del Topo Chico, como medida cautelar.

En una audiencia privada que duró sólo hora y media, De León Delgado, de 19 años, fue presentado ante el juez de control después de haber sido deportado, en el transcurso de la madrugada de este martes, de Laredo, Texas y detenido con orden de aprehensión como probable responsable del homicidio calificado de Perla Rebeca Alvarado Tovar, de 14 años de edad.

Pero, por recomendación de su abogado particular, el joven que se había refugiado en la ciudad de Houston, Texas; se apegó a los beneficios del artículo 20 constitucional para no dar explicaciones de los hechos que protagonizó el pasado 25 de febrero en el domicilio de la víctima, ubicado en Lyon 1227, de la colonia Cumbres San Agustín, en Monterrey.

Aunque por determinación del juez la diligencia se hizo privada, trascendió que entre las probanzas que mencionó el agente del Ministerio Público que investiga el caso está la declaración de un menor, quien presenció los hechos, y de otro que llegó minutos después de que César Alejandro le había disparado a la adolescente, después de exigirle dinero para dejarla tranquila por haber terminado su relación de noviazgo.

Los dos menores identifican a César Alejandro y a su cómplice Carlos Omar Ledezma Rangel, apodado "El Borrego", como los sujetos que el 25 de febrero irrumpieron por la parte trasera de la vivienda de Perla Rebeca y los amagaron con armas de fuego.

A la versión de los testigos que comparecieron protegidos por sus padres, se suman las imágenes de un video que captaron las cámaras de circuito cerrado de un vecino de la víctima.

En esas imágenes aparecen claramente César Alejandro y su cómplice cuando se introducen en la finca con las armas que portaban.

También está el dicho de otros testigos que aseguran que los dos imputados acostumbraban a utilizar armas de fuego y que pertenecían a una pandilla de la colonia Valle Verde, de acuerdo a lo que ellos mismos publicaban en facebook, red social, por la que supuestamente César Alejandro contactó a la menor.

Además, pruebas de ADN, manchas y una playera blanca con sangre que la Procuraduría de Justicia aseguró en un cateo que realizó en el domicilio de César Alejandro, ubicado en la calle Codorniz, de la colonia Valle Verde.