REDACCIÓN
17 de septiembre de 2015 / 09:04 p.m.

Monterrey.- Los psiquiatras del penal del Topo Chico iniciaron este jueves los dictámenes a los que debe ser sometida la mujer que el pasado 7 de septiembre asesinó a sus dos hijas y lesionó a su niño, de 6 años de edad, en su domicilio de la colonia Rincón de las Cumbres, en Monterrey.

Trascendió que para confirmar o descartar que Andrómeda Elisa Cordero Flores sufre de algún trastorno mental será sujeta a varias sesiones que serán programadas por los especialistas del centro penitenciario.

Por lo que hasta el momento se desconoce el tiempo que tardarán los psiquiatras para emitir una resolución respecto al estado de salud mental de la presunta responsable de doble homicidio calificado, tentativa de homicidio y violencia familiar.

Fue el juez de control, Arturo Reyes, quien ordenó los estudios siquiátricos de Cordero Flores, a quien vinculó a proceso por los mencionados delitos.

El representante del Poder Judicial emitió ese ordenamiento antes de concluir la audiencia de vinculación que se desahogó el pasado martes y en la que Andrómeda Elisa se desmayó durante la diligencia que se prolongó por 6 horas.

La presunta responsable de la muerte de las menores de 4 meses y 2 años de edad, hizo casi lo mismo en la primera audiencia que el juzgador desahogó en el Hospital Universitario, donde permaneció varios días internada recuperándose de las lesiones que se causó al tratar de suicidarse.

Pero, en la segunda diligencia, fue examinada por el siquiatra del reclusorio, quien aseguró que Andrómeda Elisa estaba dormida y no presentaba ningún tipo de trastorno.

Pese a ese resultado preliminar, el juzgador ordenó un examen psiquiátrico exhaustivo para resolver si la imputada es sometida a un juicio normal o a uno de procedimiento especial, en el que podría recibir como castigo el internamiento con tratamiento en un centro especializado en personas con padecimiento mental.