AGUSTÍN MARTÍNEZ
30 de abril de 2015 / 10:09 p.m.

Monterrey.- Aunque continúa integrando la respectiva carpeta de investigación, el Ministerio Público determinó retirarle la custodia al automovilista que cayó con su unidad sobre el vehículo en el que viajaba el sacerdote Juan José Hinojosa Vela.

Una fuente de la Procuraduría de Justicia confirmó que el presunto responsable del accidente, Luis Gerardo García González, de 27 años, permanece inconsciente en un hospital privado.

Debido a sus condiciones de salud el automovilista no ha podido rendir su declaración sobre los hechos, y tampoco le han informado las acusaciones.

En torno a la salud de Monseñor Juan José Hinojosa, trascendió que él continúa estable en un hospital particular de la colonia Obispado.

También se recuperan las otras tres personas que viajaban en el vehículo afectado, entre ellos el propio conductor, de nombre Rodrigo González Barragán, de 55 años.

Monseñor Juan José Hinojosa Vela

Los otros dos lesionados en el accidente son la madre de González Barragán, María Barragán, de 81 años, y el trabajador Omar Mendoza, de 23 años.

Este accidente ocurrió la noche del domingo, cuando García González perdió el control de su vehículo al circular por uno de los carriles de contraflujo de la avenida Constitución, hacia el oriente.

Debido al exceso de velocidad el joven perdió el control del volante de su auto Toyota Corolla. Brincó un muro de contensión y cruzó varios carriles de la avenida Venustiano Carranza.

Finalmente el coche cayó desde el paso elevado de dicha arteria, sobre el auto Mercedes Benz en el que viajaban el sacerdote y otras tres personas.

El grupo se desplazaba por uno de los carriles exprés de Constitución al poniente, y el conductor nada pudo hacer, ante lo sorpresivo del incidente.

El Padre Juan José Hinojosa se desempeña como vicario auxiliar de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, ubicada en el sector Valle del municipio de San Pedro.

Hinojosa Vela permaneció grave durante las primeras horas, pero afortunadamente los médicos lograron estabilizarlo, pues sufrió traumatismos severos en el tórax y en los brazos.