16 de diciembre de 2014 / 04:02 a.m.

Monterrey.- Porque las cuatro víctimas mortales del accidente que provocó son sus familiares directos, las autoridades ordenaron retirarle la custodia al conductor del auto que se estrelló el pasado fin de semana frente al Cereso de Apodaca.

Trascendió que, hasta el momento, el automovilista, identificado como Víctor Ernesto Ávalos Muñiz, permanece grave en el Hospital de Zona número 21 del Seguro Social.

Debido a sus condiciones de salud no ha rendido su declaración informativa ante el órgano investigador, además de que aún desconoce la magnitud de la tragedia.

El fiscal adscrito a la Unidad de Investigación en Apodaca continúa integrando la respectiva carpeta para determinar las causas del fatal accidente.

Mientras tanto, los restos de las víctimas mortales fueron trasladados al municipio de Zaragoza, Nuevo León, de donde eran originarias.

Este lamentable percance se registró la noche del pasado viernes 12 de diciembre en la carretera a Salinas Victoria, frente al Centro de Reinserción Social (CERESO) de Apodaca.

A bordo de un automóvil Dodge Stratus color rojo, los siete miembros de la familia regresaban a Salinas Victoria, tras acudir al funeral de la abuela de Víctor Ernesto.

Debido al exceso de velocidad, el conductor perdió el control del volante y el vehículo se estrelló en forma brutal contra un poste.

Luego cayó en una especie de desnivel en la orilla de la carretera, y terminó impactado en la malla ciclónica del aeropuerto Del Norte.

En el lugar fallecieron la esposa, la suegra y un hermano de Víctor Ernesto. Su hijo de tres meses perdió la vida horas después en la clínica 6 de San Nicolás.

Se trató, respectivamente, de Nelly Melva Castillo Liñán, de 19 años; Consuelo Liñán, de 47 y Juan Adrián Ávalos Muñiz, de 12. El bebé se llamaba Nery Isaac Ávalos Castillo.

Otros dos lesionados en el accidente son la madre y otro hermano del conductor: Anabel Muñiz Yáñez y Luis Humberto Ávalos Muñiz.

Se dio a conocer que también ellos sufrieron lesiones y traumatismos de consideración, aunque el más delicado de los heridos es el joven que iba al volante.

FOTO: Especial 

AGUSTÍN MARTÍNEZ