ERIK SOLHEIM ROCHA
6 de mayo de 2015 / 08:33 a.m.

Monterrey.- Andrés Salazar Flores nunca imaginó que pasear con sus amigos en su motocicleta lo tendría hoy al borde de la muerte.

El pasado 28 de abril, el joven de 17 años regresaba con un amigo  de un parque de béisbol y se dirigía a su casa en la colonia San José en el municipio de Santiago.

A unos metros de su casa, un vehículo tipo Raiser los atropelló y huyó del lugar, dejando a su amigo con lesiones menores;  Andrés perdió un pedazo de cráneo y se encuentra en coma en el hospital.

"Él les hizo un cerito y allí los impactó los dejó tirados todavía pasó por arriba de ellos, mi nieto dejó un pedazo de cráneo ahí en el lugar de los hechos y tiró más de tres litros de sangre".

"Ya en el trayecto mi nieto convulsionaba y ya no traía signos vitales", narró María Eudosa Esproceda, abuela del menor,

Dado la urgencia y gravedad de la situación su familia optó por llevar a Andrés a un hospital privado, con gastos médicos que ya alcanzan los 500 mil pesos.

Aunque de parte de vecinos de Santiago han recibido ayuda, la familia pide a las autoridades y a la comunidad apoyo para solventar los gastos.

"Pedirles el granito de arena que así como hemos ayudado a otras personas yo se qe están conmigo y se que toda la gente me ha estado ayudando y que no nos abandonen, hoy por mí mañana por ellos", expresó la abuela del afectado.

Luego de ocho días de atención privada, Andrés fue trasladado a la clínica 21 del IMSS donde se encuentra en cuidados intensivos.

La familia pone a disposición de la comunidad el número de cuenta 0842730471 de Banorte, para recibir ayuda de la ciudadanía.