16 de agosto de 2014 / 12:41 p.m.

Monterrey.- El llamado "Chacal de la zona norte" se negó, desde el momento de su detención, a ser sometido a estudios psicológicos, por lo que la Procuraduría de Justicia no pudo establecer el patrón de la conducta que lo llevó a atacar sexualmente a, por lo menos, nueve niñas.

Carlos Alberto Garza Garza, de 28 años de edad, rechazó someterse a los cuestionamientos que formulan los expertos en psicología de la Dirección de Criminalística y Servicios Periciales.

Ante la negativa del presunto agresor sexual, las autoridades sólo recabaron los estudios psicológicos de las pequeñas víctimas, la mayoría de las cuales presentan daños graves por las situaciones que las forzó a vivir.

La actitud y estado mental de las menores es una prueba más que los agentes del Ministerio Público, que integran las carpetas judiciales de cada caso, tomaron como evidencia fehaciente para acreditar la presunta responsabilidad de Carlos Alberto Garza Garza.

Pues, de acuerdo a los testimonios que dio cada una de las menores, los psicólogos que las analizaron establecieron que su dicho es completamente confiable e irrefutable.

Entre las pequeñas que se sometieron a los estudios psicológicos está la niña de seis años de edad que aparece como afectada en la carpeta judicial, en la que se hizo la primera imputación oficial en contra del presunto violador por equiparable a la violación y corrupción de menores.

Los expertos que la analizaron, casi inmediatamente, después de los hechos advirtieron que la niña presenta un grave trastorno por el evidente ataque sexual que sufrió el pasado mes de mayo, cuando se convirtió en una de las primeras víctimas de 'Chacal'.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL