6 de febrero de 2014 / 12:32 a.m.

Monterrey.- Por planear y participar en el secuestro de su ex concubino, a quien finalmente asesinaron porque le adeudaba 234 mil pesos que le había facilitado para que lo apoyara en el negocio de préstamos, una mujer fue sentenciada a 110 años por el juez quinto penal de Monterrey.

Juana Navarro García, de 40 años de edad, fue considerada responsable del secuestro agravado de Pablo Romero Miranda, de 45 años.

La muerte del prestamista trascendió el 27 de octubre del 2011, cuando su cuerpo fue descubierto con dos balazos en la cabeza en un baldío de la avenida Manuel J. Clouthier y camino a las Pedreras, a unos 500 metros de la colonia Villa del Valle, en Monterrey.

Un mes después de los hechos, los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal detuvieron a Navarro García como responsable del hecho.

La mujer confesó que durante cinco años mantuvo una relación sentimental con el prestamista, pero luego se hicieron socios y él le daba dinero para que realizara los préstamos.

Sin embargo, reveló que se quedaba con el dinero que le pagaban hasta que sumó los 234 mil pesos que comenzó a cobrarle.

Navarro García comentó que en septiembre conoció a un sujeto apodado "El papi", quien era líder de un grupo criminal en Santa Catarina.

Dijo que "El papi" ofreció darle un susto a Pablo a cambio de un pago de 20 mil pesos para que dejarla de hostigarla.

La mujer agregó que aceptó, y para eso simularon que la secuestraron en su domicilio ubicado en la colonia Mártires de Cananea y luego fueron a buscar a Pablo a su casa, pero como se negó a darles los pagares de su deuda, se lo llevaron y lo asesinaron.

 REDACCIÓN