REDACCIÓN
19 de octubre de 2015 / 09:30 p.m.

Monterrey.- La recién nacida que fue encontrada muerta en un contenedor de basura de la Alameda Mariano Escobedo, pereció a consecuencia de asfixia por sofocación y la Procuraduría de Justicia trata de ubicar a la mujer que abandonó el cuerpo.

De acuerdo a los forenses que analizaron el pequeño cadáver, la bebé alcanzó a respirar antes de fallecer sofocada dentro de la bolsa de plástico en la que la ocultaron.

Aunque, desde el domingo en la mañana, cuando recibieron el reporte del hallazgo, los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones iniciaron con la búsqueda de la mujer que provocó la muerte de la bebé, hasta el momento no han dado con su paradero.

Los investigadores presumen que pudo ser una de las domésticas que acostumbra a ir a la Alameda a realizar el paseo dominical, la que se deshizo de la pequeña, pero no cuentan con datos para identificarla.

Fue el indigente Cristopher Hernández Pérez, quien el domingo a las 05:33 horas descubrió a la pequeña en un contenedor instalado en un pasillo lateral a la calle Villagrán casi esquina con Aramberri, en el Centro de la ciudad.

El hombre mencionó que al principio, cuando sintió el bulto pensó que se trataba de una figura de barro, pero que al destapar la bolsa se percató que se trataba de una bebé.

Por lo que de inmediato reportó los hechos a las autoridades para que investigaran el caso.