17 de junio de 2014 / 02:12 a.m.

Monterrey.- Aunque los resultados de la autopsia están pendientes, la Procuraduría de Justicia tiene evidencias para considerar que la bebé de 51 días de nacida que murió en Escobedo, pereció por golpes que se causó en la cabeza al caer dos veces de la cama en la que dormía al lado de su madre, quien se encontraba en estado de ebriedad.

Los expertos en medicina legal descartaron que la niña haya sido víctima de violencia familiar, pues los únicos golpes que presenta su cuerpo son los que se causó en las caídas reveladas por su madre Rosalva Méndez Martínez,de 20 años de edad.

Hasta el momento, los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal y peritos no han encontrado pruebas para atribuirle una responsabilidad dolosa por el deceso de la bebé a la que llamaba Vianney, porque ni siquiera había registrado.

 FOTO: Archivo 

TELEDIARIO DIGITAL