26 de diciembre de 2014 / 04:06 a.m.

García.- La Nochebuena y Navidad fue triste para siete familias del asentamiento irregular Torres de Guadalupe en el municipio de García pues se la pasaron limpiando y construyendo de nuevo sus tejabanes que se incendiaron la mañana del miércoles.

En total 14 adultos y 8 niños, trabajaron todos por igual una vez que llegó la madera y lámina para levantar las viviendas.

"Pues muy triste, porque pues nos la pasamos sin nada, porque desgraciadamente perdimos todo, amanecimos sin nada, ya estaba todo hecho cenizas toda mi casa, todos mis muebles, lo único que hice fue sacar a mis hijos y a mis nietos, era lo que más importaba, no saqué papelería, no saqué nada, no tengo nada ahorita.

"Nuestros hijos necesitan que nosotros nos hagamos fuertes como los robles, para salir adelante con ellos", dijo Nereyda Rubio, una de las afectadas.

Hubo quienes con los pocos recursos que tuvieron en estas fechas, compraron nuevos artículos para sus tejabanes, pero todo fue consumido por el fuego.

"Yo acababa de comprar un refri la semana pasada, todavía el 23 en la noche fui a recoger una sala que me vendían, fui a comprarla, debo la mitad, debo la mitad del refri, y pues ya no tengo nada, todo se hizo cenizas, tenía mi lavadora mi refri, mi estufa, tenía dos estufas porque somos tres familias", dijo la afectada.

Pese a la tragedia, las familias afectadas vieron de manera positiva el apoyo de la comunidad que les llevó ropa, comida y juguetes a los pequeños. Por su parte el municipio de García envió recurso humano para los trabajos de construcción.

Las familias afectadas esperan que la ayuda continúe llegando pues debido a la reconstrucción no pueden salir a laborar.

FOTO: Especial

SANDRA GONZÁLEZ