MULTIMEDIOS DIGITAL
23 de octubre de 2015 / 02:34 p.m.

México.- Ante la cercana llegada del huracán Patricia a Jalisco, los turistas regios que se encontraban vacacionando en Puerto Vallarta tuvieron que tomar medidas de precaución.

Una de las víctimas es la regiomontana Magda López, quien habita en la colonia La Purísima, en Guadalupe, pero se encontraba de vacaciones en las playas jaliscienses.

Ante la alarma del posible catástrofe, Magda relata que personal del hotel Hilton comenzó a evacuarlos a otro edificio hotelero, sin embargo, asegura que durante ello no vio presencia de las autoridades ni de elementos de Protección Civil.

“Nosotros estábamos en el Hilton y nadie nos daba alguna instrucción, teníamos que acercarnos y todo y nos evacuaron, pero fue gente del hotel, nadie de Protección Civil vino; nuestro hotel esta frente a la playa y nos pasaron a otro que está a unos metros que se llama ‘Vista de Vallarta’”, relata.

Posteriormente, cuenta que se le asignó un cuarto junto a otras seis personas, con quienes busca la manera de fortalecer el lugar para la llegada del huracán.

“No vemos a nadie del hotel, no vemos a nadie de los del grupo, no vemos a nadie de Protección Civil, nosotros tuvimos que hacer nuestra propia barricada, escoger la habitación que estuviera mejor, la que tuviera menos ventanas, menos vidrios y poner colchones, poner muebles para esperar el huracán.”

Magda asegura que las autoridades no se han acercado al hotel, pues dice que son conocidos de ella quienes han estado al tanto del resguardo de los turistas.

“En el aeropuerto es una locura y la central de camiones parece un manicomio”, agrega.

Por otra parte, la regia asegura que aún no hay señales del huracán, ya que el mar se encuentra tranquilo y no hay lluvia.

Aún se desconoce si los turistas serán trasladados a un albergue, pero Magda asegura que ya cuentan con víveres.

Como mensaje a la comunidad, la regia pide que no se preocupen y alarmen, puesto que los comentarios que se hacen respecto al huracán y a lo que podría pasar, hacen que quienes se encuentran allá ‘pierdan su fortaleza’.