MARCIAL PASARÓN 
28 de marzo de 2017 / 06:10 a.m.

CADEREYTA.- Luego de horas de tensión la normalidad poco a poco comenzó a restaurarse en el Penal de Cadereyta.

Durante la madrugada, la presencia de patrullas y efectivos estatales y federales, se redujo a una cuantas.

Frente a la prisión estatal, solo se apreciaron algunos efectivos resguardando el portón de acceso al penal.

Sobre la banqueta aún había un grupo reducido de personas que esperaban ingresar a la cárcel para cerciorarse de que su familiar se encontraba bien.

Algunos de ellos, aún dudaban de la veracidad de la versión dada por las autoridades estatales en torno a lo sucedido en el interior de la cárcel estatal.

En medio de la penumbra de la calle que conecta con la entrada al penal, se observó personas retirándose del lugar, satisfechas por haber visto y platicado con su familiar.

Vehículos del ejército, patrullas de Fuerza Civil y de la Policía Ministerial, abandonaron las instalaciones alrededor de las dos de la madrugada.