REDACCIÓN
17 de marzo de 2017 / 06:26 a.m.

MONTERREY.- Un ex presidiario del Cereso de Apodaca, donde estuvo recluido hasta septiembre del año pasado, es considerado el principal sospechoso y responsable de la ejecución de los tres hombres que, el pasado 8 de marzo, aparecieron mutilados en el municipio de Escobedo.

Trascendió que el probable responsable del triple homicidio responde al nombre Mario Salazar Cortez, apodado "El Pelón", quien, presuntamente, pertenece a un grupo criminal, y cuenta con antecedentes criminales por delitos contra la salud, así como posesión y portación de arma de uso exclusivo del Ejército.

De las indagatorias que realizan los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones se desprendió que Salazar Cortez, quien permaneció unos cinco años preso, y otros integrantes de su bando criminal, interceptaron al empresario Jesús Martínez Aguirre, de 63 años, y su hijo Julio Martínez González, de 32, cuando regresaban a Nuevo León, por lo que su asesinato pudo haberse registrado en esta entidad.

Supuestamente, el empresario y su hijo habían sido detenidos por autoridades federales establecidas en Tamaulipas, pero tras permanecer varias horas bajo investigación fueron liberados y se comunicaron con su empleado Armando Almaguer Partida, de 24 años, para que los recogiera y trasladara a Monterrey.

Sus cuerpos fueron localizados en bolsas que dejaron en la caja de una camioneta sin matrícula, ocurrió el pasado 8 de marzo en la mañana en la avenida Águila Real y Zopilote, de la colonia Villas de San Francisco, en dicho municipio.