17 de septiembre de 2014 / 11:42 p.m.

MONTEMORELOS.- La mujer de la tercera edad que fue encontrada sin vida durante el medio día de este martes en el municipio de Montemorelos junto a su nieto, había ido a recibir a este último a la ciudad texana de McAllen de donde partieron con destino a Linares después de haber realizado algunas compras.

 Fuentes cercanas a la familia manifestaron que la Señora Rebeca García García de 65 años tenía su domicilio en el Ejido el Guajolote de Linares sobre la carretera a Ciudad Victoria, y la madrugada del lunes partió en autobús con destino a la frontera para encontrarse con su nieto identificado por la autoridad como Guadalupe Nevárez Medina de 26 años quien vivía en el estado de Alabama y venía de visita a la región de manera frecuente.

 Se confirmó que la mujer dedicada al hogar y a la elaboración y venta de quesos de rancho acompañaba al joven quien tenía a su familia en el municipio de Linares, familiares de las dos víctimas reportaron su desaparición la mañana del martes ya que tras haber cruzado la camioneta Escalade la frontera de Reynosa al parecer sobre el puente Anzaldúas a las 2:30 de la tarde del lunes estas ya no volvieron a comunicarse.

 Desafortunadamente autoridades policiacas encontraron los cuerpos sin vida dentro de la camioneta en una brecha que conecta con el rancho El Saz en el ejido Puerto de las Flores de Montemorelos cerca del medio día del martes, el joven años mostraba dos heridas de arma de fuego mientras que su abuela fue privada de la vida de tan solo un disparo.

Estos hechos causaron conmoción en el Ejido el Guajolote de Linares ya que habitantes del lugar catalogaron de buena persona a Doña Rebeca mientras que su nieto según revelaron, era un hombre trabajador que radicaba en los Estados Unidos muy dedicado a su familia.

LA VERSIÓN DE AUTORIDADES

Aunque, las autoridades manejan con hermetismo el caso, trascendió que Rebeca García y su nieto perecieron en circunstancias similares a las de otros integrantes de su familia, a quienes se les relacionó con la distribución de drogas.

Los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones obtuvieron datos que los llevan a suponer dicha situación y a descartar por completo el robo como móvil del doble asesinato ocurrido este martes en el camino a la comunidad Puerto Las Flores, en Montemorelos.

Pues, confirmaron que las dos víctimas tenían todas sus pertenencias y sus cuerpos fueron abandonados en la camioneta Cadilac, Escalade con olacas de Alabama, a donde se había ido a trabajar el joven asesinado.

Guadalupe Efraín Narváez había ocultado bajo el asiento de la camioneta una bolsa con cinco mil pesos que fueron asegurados, al igual que los objetos personales que portaba él y su abuela.

Pero, si se confirmó que permanecieron unas 24 horas desparecidos, antes de que se descubrieran sus cuerpos, porque sus familiares aseguraron que la última vez que tuvieron contacto con la abuela fue precisamente el lunes alrededor de las 14:00 horas, cuando acababa de llegar al puente Anzaldúas, a donde fue a encontrarse con su nieto.

Foto: Ubaldo Reyna

REDACCIÓN