27 de junio de 2014 / 02:38 p.m.

Monterrey.- Uno de los tres agentes federales que fueron acribillados tras una emboscada en San Fernando Tamaulipas, se debate entre la vida y la muerte, tras ser trasladado vía aérea hasta las instalaciones de un hospital particular en el Centro de Monterrey.

Gabriel Tabaco Coca, se encontraba en el área de terapia intensiva, después de sufrir varios impactos de bala a la altura del abdomen y uno más que alcanzó a herirlo en la cabeza.

Los otros dos oficiales, Miguel Ángel Pérez Carrasco y Enrique Hernández Estrada, son reportados graves pero estables.

Sólo uno de ellos se encontraba consciente y sería interrogado para conocer detalles de cómo ocurrió la agresión por parte del grupo armado.

Debido a la gravedad de las lesiones y la gran pérdida de sangre que sufrieron los oficiales, fue necesario que especialistas solicitaran donadores de sangre.

De inmediato la respuesta fue atendida por agentes federales, quienes durante la mañana del viernes, acudieron hasta el Hospital Oca, para donar sangre para sus compañeros.

Incluso, elementos de Fuerza Civil también acudieron a dichas instalaciones para someterse al mismo procedimiento y colaborar en la recuperación de los elementos agredidos.

De acuerdo a versiones de fuentes allegadas a los hechos registrados durante la mañana del jueves, los agentes agredidos y el Sub Inspector fallecido, Vicente Delgado Acevedo, se desplazaban a bordo de dos patrullas.

Tras detener la marcha de una camioneta sin placas, los ocupantes de otros tres vehículos, que arribaron de manera sorpresiva, comenzaron a dispararles, sin darles tiempo de reaccionar y repeler la agresión.

Se espera que conforme transcurran las horas, especialistas determinen la evolución en el estado de la salud de los tres heridos.

 

Foto: Raúl Palacios 

YADITH VALDÉZ