17 de julio de 2014 / 11:24 a.m.

Monterrey .- Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones irrumpieron en una casa de seguridad de la colonia Metroplex, en Apodaca, donde mantenían secuestrados a un matrimonio y a otro hombre.

De acuerdo a una fuente allegada a las indagaciones, los agentes ministeriales atendieron una llamada anónima donde señalaban haber visto a un hombre armado por el rumbo de la calle O Primera, entre la avenida Concordia y la avenida Andrómeda, entre las colonias Nueva Las Puentes y Metroplex.

Tras esto se inició una investigación y dieron con un sospechoso y ubicaron un domicilio ubicado por la calle N5, el cual se encuentra entre las avenidas O Primera y Metroplex.

Los delincuentes al verse descubiertos intentaron huir accionando las armas, pero los elementos repelieron la agresión y lograron detener a dos de los secuestradores, uno de los cuales alcanzó a huir, pero no se dijo si herido.

Dentro de la vivienda también encontraron varias armas, pero no se precisó de qué tipo eran, aunque trascendió que también encontraron varios cartuchos hábiles.

De acuerdo a las primeras investigaciones, el matrimonio es dueño de una modesta tienda, pero presuntamente como se negó a pagar 'piso' fueron privados de su libertad desde hace una semana, mientras que el otro hombre es un empleado de una empresa.

El operativo se inició alrededor de las 20:00 de ayer, lo que provocó la movilización de elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Asimismo, se solicitó el apoyo de paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana, pues aparentemente había personas lesionadas y éstas serían los secuestradores que fueron detenidos.

Posteriormente se solicitó otra ambulancia para atender a una persona que se encontraba con lesiones de arma de fuego en el cruce de la avenida Metroplex y N7.

De acuerdo a informes de los vecinos de esta colonia, señalan que esa casa tenía ya varios meses deshabitada, pero hace tan solo dos semanas observaron que tres hombres entraban y salían de la misma, pero nunca observaron que llegara algún camión de mudanzas con muebles.

La movilización y posteriormente los disparos de armas, alarmaron a los habitantes quienes se resguardaron para evitar ser alcanzados por alguna de las balas.

Mientras tanto la calle permaneció cerrada y el personal ministerial formó un cerco de seguridad mientras se realizaban las indagatorias correspondientes.

FOTO: Archivo 

FRANCISCO JAVIER CANTÚ