FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
16 de enero de 2015 / 04:11 a.m.

Monterrey.- A una semana del descarrilamiento del tren tras el choque contra un tráiler, y aunque la vialidad se encuentra libre, aún permanecen en el lugar los dos vagones que se salieron de las vías la madrugada del pasado viernes.

A un paso muy lento los dos carros han sido desmantelados en forma parcial por el personal de la compañía afectada, y constantemente son vigilados por personal de seguridad interna.

La tarde del jueves se pudo constatar que el paso vehicular por la avenida De los Chocolates, junto a la empresa Hershey´s, se encuentra completamente libre.

Las personas que se desplazaban del Libramiento Noroeste hacia las colonias San Francisco y Buenavista, o viceversa, podían hacerlo en forma libre y segura.

Hacia el costado oriente de la citada arteria, como mudos testigos permanecen los dos vagones que se descarrilaron durante los primeros instantes del 9 de enero.

A las enormes cajas de acero ya les fueron retiradas las llantas y diversas piezas, desde luego después de trasvasar la carga que llevaban, y que consistía en toneladas de plástico granulado.

Trascendió que, debido a que su vida útil terminó con el accidente, los vagones serán desarmados por completo y cada una de las piezas tendrá que ser retirada de la vía pública.

Ayer por la tarde se observó la llegada de personal de la Dirección de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia.

Durante varios minutos uno de los peritos captó fotografías desde diversos ángulos, y se supone que el material será anexado a la carpeta de investigación que integra el Ministerio Público.

El accidente del pasado viernes se registró cuando el trailero Juan Pablo Escalante Ramírez, de 35 años, intentó ganarle el paso al ferrocarril.

Más de 20 vagones cargados con diversas mercancías eran arrastrados por dos locomotoras, las cuales quedaron descarriladas y volcadas, al igual que dos de los furgones.

Mientras el operador del vehículo tipo quinta rueda fue llevado al hospital de Zona número 21 en una ambulancia de Protección Civil de Escobedo, el maquinista y su ayudante fueron revisados en el lugar, por socorristas de la Cruz Roja Metropolitana.