AGUSTÍN MARTÍNEZ
17 de marzo de 2017 / 07:34 p.m.

APODACA.- Apoyados por oficiales de la Fuerza Civil, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Dirección de Servicios Periciales realizaron el viernes una inspección en el Centro de Reinserción Social de Apodaca.

Trascendió que el operativo formó parte de las indagatorias que se llevan a cabo para verificar los supuestos actos de tortura y abusos en contra de algunos reos, derivados del autogobierno a cargo de la delincuencia.

Se dijo que las acciones tuvieron también como fin verificar el origen y la autenticidad del video que circuló a media semana, en el que se evidenció que algunos internos son denigrados por integrantes de un grupo rival.

Revisan ministeriales el Cereso de Apodaca
FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ

Los agentes investigadores arribaron en la mañana, momentos antes del mediodía, custodiados por el personal preventivo estatal.

En forma rápida ingresaron al centro penitenciario que se ubica por la carretera a Salinas Victoria, a un costado del Campo Militar y casi frente a la Base Aérea.

Otros 20 elementos ministeriales, a bordo de 10 patrullas, se mantuvieron en el exterior, a la expectativa, y observando los movimientos de quienes entraban o salían del reclusorio.

Extraoficialmente se supo que las autoridades entrevistaron a varios presos que de alguna forma estarían involucrados en el video, ya sea como afectados o como agresores.

Oficiales y encargados de seguridad interna también fueron cuestionados, al igual que testigos, con el fin de corroborar las versiones en torno a los presuntos abusos.

A media semana circularon en redes sociales las imágenes de seis reclusos desnudos o semidesnudos, vistiendo lencería mientras eran obligados por otros a limpiar el piso de un ambulatorio.

Aunque al principio se dijo que el hecho ocurrió en el penal del Topo Chico, el Gobierno del Estado aclaró que fue en el CERESO, posiblemente el pasado fin de semana.

Ayer por la mañana, unas personas que dijeron ser familiares de internos expresaron que, al llegar a la visita, los celadores les negaron el acceso, argumentando que el procedimiento estaba suspendido hasta el próximo lunes.

Sin embargo, momentos después la Secretaría de Seguridad de Nuevo León aclaró que, por cuestiones de calendario de actividades, y como está estipulado desde hace tiempo, el viernes no hubo acceso a visitantes.

Notificó que durante el fin de semana y durante el horario ordinario, la visita familiar se llevará a cabo como de costumbre, al igual que el lunes próximo.

Por ser parte de una carpeta de investigación a cargo de la Procuraduría estatal, los resultados de la diligencia en el CERESO de Apodaca no fueron dados a conocer.