REDACCIÓN
5 de abril de 2016 / 06:17 p.m.

Monterrey.- A nueve días de que se registró el robo de los 2 millones 400 mil dólares de una empresa de seguridad de Monterrey, la Procuraduría de Justicia sigue buscando el dinero y a los, hasta el momento, únicos dos presuntos responsables del hecho.

Roberto Jiménez Gómez y Luis Fernando Tovar Valencia, empleado y ex empleado de la empresa afectada "Protege” son las únicas dos personas que participaron en el millonario robo.

Eso, de acuerdo a las diligencias que ha realizado el agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial del caso.

Una fuente allegada a las indagatorias del caso informó que aunque han realizado cinco cateos en el mismo número de domicilios, hasta este martes, no habían logrado obtener datos que los lleve a la ubicación de los responsables del ilícito y del cuantioso monto que se llevaron el pasado 27 de marzo.

Dijo que de las diligencias que ha recabado el representante social solo se desprende la probable responsabilidad de Jiménez Gómez y su ex compañero Luis Fernando Tovar.

Agregó que no se ha detectado que otras personas hayan participado en el robo de los millones de dólares que sustrajeron de la negociación denominada “Protege”, la cual está ubicada en la avenida Félix U. Gómez y Conchello, en la colonia Terminal.

El principal testigo del robo es el empleado al que los presuntos delincuentes amagaron para abrir la bóveda donde se encontraba el dinero del que se apoderaron.

Así como las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del negocio que, al momento de los hechos, solo estaba resguardado por el empleado al que atacaron los prófugos.

Mientras, sus compañeros tratan de ubicar a los responsables del cuantioso robo, el elemento de la Agencia Estatal, Luis Carlos Jiménez Gómez, hermano de uno de los responsables fue removido de su funciones como escolta del detective Miguel Gallegos Handal.

El ministerial fue comisionado al portón sur de la corporación el cual resguarda con una arma larga, después de que la semana pasada trató de agredir a varios de sus compañeros, cuando realizaban un cateo en su domicilio de la colonia Pablo A. González, donde esperaban encontrar los millones de dólares o evidencias para ubicar a, por lo menos, uno de los participantes en el robo.