FRANCISCO ZÚÑIGA 
29 de febrero de 2016 / 07:45 p.m.

Monterrey.- De noche o de día, los ladrones no se detienen para llevarse baterías de coches, cristalearlos o de plano robárselos completos, por la calle Julián Villarreal, en el primer cuadro de la ciudad.

Los robos en vehículos son el pan de cada día, y por más que lo denuncian, no han logrado que la policía patrulle más seguido, ni que se mejoren las condiciones para evitar los ilícitos
Antonio Flores ha sufrido dos robos, y frustró el tercero, cuando sorprendió al ladrón.

En la noche los rateros tienen el ambiente propicio porque la calle se ve sola, las luminarias no funcionan, y la policía pasa poco. Pero de todos modos, en pleno día, van y cristalean los coches.

La mayoría de los robos ocurren en el tramo entre Tapia y Washington, donde incluso dos personas fueron despojadas de su coche. Y nada detiene a la delincuencia.

Pero son muchos más los que se quedan sin batería en sus coches.

Los vecinos del sector sólo piden mayor vigilancia por parte de la policía, antes de que los ladrones acaben con todo.