24 de abril de 2014 / 02:40 p.m.

Monterrey.- Al realizar trabajos para la introducción de ductos para la fibra óptica, trabajadores de una constructora, dañaron una toma presuntamente clandestina de gas en el centro de Monterrey.

Durante los hechos, hubo necesidad de que la policía regia evacuara a siete empleados del taller de una maquiladora.

Los hechos ocurrieron alrededor de las dos de la madrugada sobre la acera del lado oriente de la calle Emilio Carranza entre 5 y 15 de mayo.

Se estableció que esto sobrevino cuando empleados de la constructora, utilizaban una maquina para realizar la zanja por donde colocarían los ductos para la fibra óptica.

De esta manera al llegar a la altura del taller de la imprenta marcado con el número 439 de la mencionada calle, el acero de la maquina alcanzó a dañar un tubo delgado de PVC.

La toma, estaba a una profundidad de 30 centímetros de la calle, fuera de los lineamientos de la empresa de gas que opera en Monterrey.

Al escuchar el fuerte ruido que hace el combustible al escapar, los empleados pararon las obras que realizaban y solicitaron a poyo a dos patrullas de la policía regia.

Los elementos de esta corporación, evacuaron a siete personas que laboran en el taller y los llevaron hasta la esquina de con 15 de mayo.

De acuerdo a las investigaciones, se estableció que la toma que pasa bajo el subsuelo, es clandestina y se solicitó la presencia de los elementos de Protección Civil.

Luego de revisar los daños causados por la fuga, los rescatistas presumieron que esa toma no debería estar en ese lugar.

En ambas aceras de esa calle, no se encontraron los medidores de gas, por lo que la carpeta asfáltica comenzó a ser removida para saber hacía donde esta conectado ese tubo.

La Cruz Verde de Monterrey, atendió de síntomas de intoxicación a las personas que lograron salir a tiempo de ese lugar, pero ninguno fue trasladado al hospital.

Marcial Pasarón