FRANCISCO JAVIER CANTÚ
3 de agosto de 2015 / 06:49 a.m.

Monterrey.- Tenía pocos minutos de haber iniciado una reunión con uno de sus vecinos y una bala perdida puso fin a la convivencia que se llevaba a cabo en un domicilio de la colonia Topo Chico en la ciudad de Monterrey.

Eran aproximadamente las 2:30 horas de este lunes, cuando Arturo Silva Flores, de 57 años, se encontraba descansando para ir a trabajar al día siguiente, en su casa ubicada en el número 6310 de la calle privada Mier y Noriega.

De acuerdo a información proporcionada por Rosa María Flores Mendoza, esposa del lesionado, uno de sus vecinos lo fue a buscar para platicar y tomar unas cervezas.

El padre de familia bajó y tan sólo pasaron 10 minutos y varios disparos se escucharon en el cruce de la calles Apodaca y la privada Mier y Noriega.

Una de esas balas le provocó una lesión a Arturo Silva, quien cayó al piso mientras que la persona que lo acompañaba huyó del lugar.

La esposa asustada solicitó el apoyo de una patrulla de la Fuerza Civil que pasaba por el lugar y a su vez pidió la presencia de una ambulancia para que fuera atendida su pareja, quien se quejaba del dolor que le provocaba la herida.

Paramédicos de la Cruz Verde de Monterrey traslado al lesionado a las instalaciones del Hospital Universitario.

Minutos más tarde se hicieron presentes elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) quienes fueron informados de todo lo ocurrido.